“No en­ten­de­mos có­mo se en­sa­ña­ron con un chi­qui­llo”

Pa­dres de Gon­za­lo Mu­ñoz, el jo­ven que lu­cha por su vi­da tras gol­pi­za de dos ex ca­ra­bi­ne­ros de Puer­to Na­ta­les:

La Cuarta - - PAÍS - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len w w w . l a c u a r t a . c o m

En la sa­la de es­pe­ra de la UCI del Hos­pi­tal Clí­ni­co de Ma­ga­lla­nes, en Pun­ta Are­nas, ha­cen vi­gi­lia los pa­dres de Gon­za­lo Mu­ñoz del Cam­po, de 22 años, quien lu­cha por su vi­da tras re­ci­bir una gol­pi­za por par­te de ca­ra­bi­ne­ros de ci­vil a la sa­li­da del Slowly Bar, de ca­lle Bul­nes, en Puer­to Na­ta­les.

En sus ros­tros se re­fle­ja el cal­va­rio que vi­ven, ya que, has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, su úni­co hi­jo aún per­ma­ne­cía al bor­de de la muer­te.

“A no­so­tros nos lle­ga­ron a avi­sar unos ca­ra­bi­ne­ros pa­ra que fué­ra­mos al hos­pi­tal y allí nos en­con­tra­mos con nues­tro hi­jo que es­ta­ba gra­ve. A esa ho­ra se de­ci­dió su tras­la­do a Pun­ta Are­nas, por­que los mé­di­cos di­je­ron que era muy po­co lo que ellos po­dían ha­cer”, re­cor­dó Alejandro Mu­ñoz.

Con el pa­so de las ho­ras su­po que su hi­jo sa­lió cer­ca de las cin­co de la ma­dru­ga­da del sá­ba­do del Slowly Bar, en Puer­to Na­ta­les.

Se en­te­ró que, al sa­lir, se pro­du­jo una vio­len­ta pe­lea en la que es­tu­vo in­vo­lu­cra­do Gon­za­lo, ade­más de Sady Ga­lin­do So­to y Víc­tor Her­nán­dez, ami­gos de años del jo­ven, con cer­ca de ocho in­di­vi­duos que los gol­pea­ron bru­tal­men­te, in­clu­so uti­li­zan­do un ex­tin­tor, se­gún ase­gu­ra­ron tes­ti­gos.

UN MI­LA­GRO

“No en­ten­de­mos por qué le pe­ga­ron a Gon­za­lo. Di­cen que fue­ron unos ca­ra­bi­ne­ros, pe­ro no lo en­ten­de­mos. Si son esas per­so­nas que di­cen ser, son per­so­nas adul­tas, que se en­sa­ña­ron con un chi­qui­llo de 21 años”, se­ña­ló el pa­dre del jo­ven.

La ma­dre de Gon­za­lo, An­drea del Cam­po, agre­gó que “en Na­ta­les el doc­tor nos di­jo que nues­tro hi­jo es­ta­ba prác­ti­ca­men­te muer­to. Fue un en­sa­ña­mien­to muy gran­de, no fue con un pa­lo, por­que le frac­tu­ra­ron el ce­re­bro, su crá­neo es­tá as­ti­lla­do com­ple­to”.

En el hos­pi­tal ma­ga­llá­ni­co han re­ci­bi­do nu­me­ro­sas mues­tras de afec­to, las que le en­tre­gan al­go de for­ta­le­za en es­tos du­ros mo­men­tos: “Es­ta­mos es­pe­ran­do un mi­la­gro, por­que la ver­dad es que los mé­di­cos desahu­cia­ron a nues­tro hi­jo. Que­re­mos que la gen­te re­ce, él es­tá co­nec­ta­do a to­das las má­qui­nas y no que­da na­da más que re­zar”, ma­ni­fies­ta el pro­ge­ni­tor.

“Gon­za­lo es un chi­co bueno. Aho­ra es­ta­ba sin tra­ba­jo, él es gar­zón. Es­ta­ba siem­pre en la ca­sa, sa­lía cuan­do se jun­ta­ba con sus ami­gos, que son chi­qui­llos que los co­no­ce­mos, son ca­bros sú­per bue­nos. Ellos no an­da­ban en co­sas ma­las”, re­la­tó la ma­dre.

DE BA­JA

En tan­to, ayer en el Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Puer­to Na­ta­les se de­cre­tó la am­plia­ción de la de­ten­ción de Pe­dro Alejandro Lon­cuan­te Lon­cuan­te y Miguel An­to­nio Del­ga­do Ve- lás­quez.

Lo dos ex ca­bos de la Co­mi­sa­ría de Puer­to Nta­les fue­ron da­dos de ba­ja por pre­sun­ta agre­sión al jo­ven. Tras el he­cho, va­rios ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­ta­ron en la co­mi­sa­ría. Rea­li­za­ron ba­rri­ca­das e in­clu­so que­ma­ron un vehícu­lo po­li­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.