LA AGO­NÍA DEL PAPI DE TATÍN

TATO CIFUENTES DA LA PE­LEA A LA MUER­TE EN BUE­NOS AI­RES

La Cuarta - - PORTADA - FE­LI­PE INOSTROZA

Una enor­me pe­na es lo que por es­tos días ron­da a los his­tó­ri­cos del hu­mor crio­llo. Y es­to de­bi­do al com­pli­ca­do pro­ble­ma de sa­lud que pre­sen­ta el que­ri­do Tato Cifuentes.

El ventrílocuo de 92 años pa­sa­ba sus días en la ca­pi­tal de Ar­gen­ti­na don­de vi­ve su hi­jo Ser­gio. Fue ahí don­de tu­vo un ac­ci­den­te ca­se­ro, el que al agra­var­se lo tie­ne lu­chan­do por su vi­da.

Re­sul­ta que el papi de “Tatín” res­ba­ló en la du­cha mien­tras se en­con­tra­ba so­lo en su ho­gar, sien­do im­po­si­ble pa­ra él pa­rar­se. Así es­tu­vo dos ho­ras, has­ta que Ser­gio lo en­con­tró en el lu­gar, lle­ván­do­lo de in­me­dia­to a un cen­tro asis­ten­cial

de Bue­nos Ai­res.

“Es­to ocu­rrió ha­ce unos 6 días, to­do eso le de­ri­vó en una neu­mo­nía que lo tie­ne hospitalizado muy gra­ve”, con­tó a Luis Ca­rras­co, ami­go ín­ti­mo del ar­tis­ta, quien le so­pla­ba en sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes en la pan­ta­lla chi­ca.

En tan­to des­de el otro la­do de la cor­di­lle­ra, su hi­jo Ser­gio con­ver­só con La

Cuar­ta y en­tre­gó una pe­que­ña luz de es­pe­ran­za pa­ra la sa­lud de su pa­dre. “Hoy (ayer) lo en­con­tra­mos me­jor, al­go me­nos per­di­do, me re­co­no­ció, sa­lu­dó a mi her­mano y al Pal­ta Me­lén­dez por te­lé­fono, ha si­do me­jor es­te día”.

- ¿Qué tan com­pli­ca­dos fue­ron los días an­te­rio­res pa­ra su pa­dre?

- Es­tu­vo re mal, ayer (sá­ba­do) no me co­no­ció, ha­bla­ba po­co, mi­ra­ba las pa­re­des y de­cía que veía pe­lí­cu­las y fi­gu­ras. Se son­reía y de­cía que ha­bían mu­chas hor­mi­gas, te­nía mu­chas vi­sio­nes.

Cer­ca­nos se en­cuen­tran preo­cu­pa­dos por su sa­lud y es­pe­ran no­ti­cias de su hi­jo Ser­gio, quien apa­ña por es­tos días a su pa­dre en el hos­pi­tal bo­nae­ren­se.

- ¿Cuán­do vie­ron una me­jo­ría?

- Mi­ra, la ver­dad me lla­mó el mé­di­co por la mañana pa­ra de­cir­me que es­ta bas­tan­te mal, in­cons­cien­te y ca­si que en es­ta­do de co­ma, ahí me asus­té mu­chí­si­mo.

- No es pa­ra me­nos...

- No po­día creer­lo, pe­ro cuan­do lle­gué es­pe­ra­ba en­con­trar al­go muy des­agra­da­ble y por suer­te no es­ta­ba co­mo en los úl­ti­mos días, hu­bo una pe­que­ña es­pe­ran­za.

- Es du­ro ver­lo así...

- Sí, te­nía sus ma­nos ata­das por­que me de­cían que ano­che se sa­có una son­da y ha­bía mu­cha san­gre. - De to­das ma­ne­ras hay que ver su evo­lu­ción.

- Es­ta se­ma­na em­pie­za con mu­chos es­tu­dios y eva­lua­ción de par­te de los mé­di­cos.

Siem­pre ale­gre y acom­pa­ña­do Su ami­go Luis Ca­rras­co in­clu­so tu­vo Chi­le, don­de com­par­tió vi­vien­do al “Tatín” en su ca­sa acá en con sus ami­go­tes en va­rias oca­sio­nes y siem­pre acom­pa­ña­do de su mu­ñe­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.