Doc­tor:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Ha­ce po­co me ins­ta­lé con un al­ma­cén de ba­rrio, al­go que no que­ría, por­que la gen­te no res­pe­ta ho­ra­rios, si es­tá ce­rra­do to­can la puer­ta igual, es centro de pe­lam­bres, no se des­can­sa. En fin, pe­ro la fal­ta de pla­ta man­dó y aquí es­toy, ga­nan­do pla­ta y, lo que no que­ría, co­mién­do­me ca­da ca­se­ri­ta. Si­po, no que­ría, por­que la car­ne es dé­bil, me co­noz­co y caí en la ten­ta­ción. Ten­go tres a las que ha­go pa­sar pa­ra atra­si­to y nos da­mos con tut­ti. Y hay más, pe­ro las ten­go chan­ta­das. Lo re pen­ca de to­do es que ya al­guien le fue con un cuen­to a mi mujer y an­da así de ca­chu­da. An­do tran­qui­li­to, man­si­to y ur­gi­do. ¿Cie­rro el ne­go­cio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.