CHIQUILLOS SE PO­NEN CON EL HA­KA CON­TRA EL ES­TRÉS EN SAN­TIA­GO

La Cuarta - - MI BARRIO POP -

Cuan­do la ru­ti­na la­bo­ral se vuel­ve in­so­por­ta­ble, en pleno centro de la co­mu­na de San­tia­go exis­te una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va pa­ra re­la­jar la ve­na y de pa­so ba­jar unos ki­li­tos. Se tra­ta de la aca­de­mia Ha­ka Fit­ness, centro de­por­ti­vo des­ti­na­do al en­tre­na­mien­to fun­cio­nal don­de la ba­rra pop pue­de ba­jar la gua­ta con ru­ti­nas de ejer­ci­cios que cam­bian día a día. Pe­ro no so­lo se tra­ta de su­bir y ba­jar pe­sas. Sus pro­pios due­ños ase­gu­ran que más que un gim­na­sio, “Ha­ka” es una her­man­dad de mu­je­res y hom­bres, de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des y eda­des, con un so­lo fin: pa­sar­lo bien y ha­cer ejer­ci­cios.

La aca­de­mia abrió sus puer­tas el 2014 ape­lan­do a la ne­ce­si­dad de las per­so­nas que vi­ven en los edi­fi­cios de la co­mu­na de mo­ver el body a ba­jo cos­to y con ru­ti­nas per­so­na­li­za­das. “To­dos los días rea­li­za­mos una ru­ti­na dis­tin­ta, pa­ra que el cuerpo desa­rro­lle dis­tin­tos es­tí­mu­los. El mé­to­do fun­cio­nal es más efec­ti­vo por­que cuan­do tie­nes una per­so­na­li­za­ción en el en­tre­na­mien­to tie­nes chan­ces de ob­te­ner re­sul­ta­dos más rá­pi­dos”, co­men­ta Ga­briel Ver­nal, so­cio fun­da­dor de la aca­de­mia. Ga­briel ase­gu­ra que la gra­cia es que reúnen a un gru­po di­ver­so de per­so­nas, pe­ro con un ob­je­ti­vo co­mún: la di­ver­sión y la au­to­su­pera­ción.

LLENITOS DE VI­DA

Pa­sa­ron tres años des­de el co­mien­zo del pro­yec­to y “Ha­ka” acu­mu­la 170 va­lien­tes que se dan ci­ta en Eleute­rio Ra­mí­rez 757. A sim­ple vis­ta, se ven ta­tas, no­nas, lolos, fla­cos, chi­qui­llas ri­cas y apre­ta­di­tas, gua­to­nes che­le­ros y uno que otro so­ña­dor pi­ca­do a Cris­tiano Ro­nal­do, pe­ro de cu­ne­ta. “En es­ta aca­de­mia en­con­tré el lu­gar per­fec­to pa­ra ejer­ci­tar­me sin im­por­tar mi edad. Co­mo las cla­ses son per­so­na­li­za­das, no ten­go pro­ble­mas pa­ra rea­li­zar lo que se me pi­de. Los pro­fe­so­res sa­ben de mis li­mi­ta­cio­nes y las res­pe­tan, aun­que me in­cen­ti­van a la su­pera­ción”, co­men­tó Mar­ce­la Gar­cía, una se­ño­ra de cin­co dé­ca­das, que de­ci­dió po­ner­le más años a su vi­da y go­zar co­mo vein­tea­ñe­ra.

Otra de las gra­cias de “Ha­ka” es la di­ver­si­dad cul­tu­ral de sus in­te­gran­tes. En­tre sus alum­nos se cuen­tan co­lom­bia­nos, ve­ne­zo­la­nos, pe­rua­nos, ar­gen­ti­nos y es­pa­ño­les. Ca­da uno de ellos apor­ta par­te de su cul­tu­ra y co­no­ci­mien­to pa­ra ge­ne­rar una iden­ti­dad to­tal de in­clu­sión al in­te­rior de la aca­de­mia. Por ejem­plo, la nu­tri­cio­nis­ta del gru­po es ve­ne­zo­la­na y de­bió adap­tar sus es­tu­dios pa­ra re­la­cio­nar­se con el pú­bli­co de es­te la­do del mundo. “Cuan­do me vi­ne fue co­mo di­vor­ciar­se enamo­ra­do. El pri­mer año fue du­ro. No los en­ten­día, ni la jer­ga ni la for­ma de ser, de co­mu­ni­car­se. Pe­ro ya me ca­mu­fla­jeo y es­toy muy con­ten­ta. Aho­ra en el se­gun­do año ya es­toy co­mo pez en el agua”, sol­tó la che­ve­rí­si­ma Ce­ci­lia Cas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.