Tor­to­li­tos:

La Cuarta - - PAÍS -

Cuan­do me en­te­ré de la no­ti­cia me que­dé atra­gan­ta­do con un pe­da­zo de ma­rra­que­ta con mor­ta­de­la. Vi la fo­to y pen­sé que con sus tra­jes blan­cos les fal­tó pu­ro co­rrer a pa­ta pe­lá por la ori­lla del mar. Co­mo en las te­le­se­ries me­xi­ca­nas. Se­gu­ra­men­te la hi­cie­ron a es­con­di­das de to­dos los an­gui­las que pa­ga­rían cual­quier luca por aga­rrar­los en ex­clu­si­va.

Pe­ro no, us­te­des de­ci­die­ron ti­rar a los cua­tro vien­tos de que son cal­zón y po­ti­to, y ta­par­le el ho­ci a cuan­ta fé­mi­na que llo­ra­ba por las ca­lu­gas de Ale­xis y a cuan­to ma­cho que ba­bea­ba por el ca­ra­cho de Mayte. Pe­ro sí, es­tá bien y no veo ton­go en ello. Se les ca­cha una pa­re­ja sin­ce­ra y de tri­gos lim­pios.

Mis con­se­jos: Ru­cia, man­tén­ga­se ale­ja­da de las lu­ces tal co­mo has­ta aho­ra. Al rey de la pe­lo­ti­ta no le gus­ta la fa­rán­du­la y eso lo sa­be. Ce­ro co­pe­te, ce­ro ci­ga­rri­to, ce­ro de ce­ro y mu­cho amor. Ni­ño Ma­ra­vi­lla: no se agi­le en las tar­des pe­gán­do­le pe­lo­ta­zos a un ár­bol o a un ar­co sin por­te­ro. Pa­ra eso es­tán los en­tre­na­mien­tos. Dis­fru­te a su rei­na, apa­pá­che­la, de­je el ba­lón de la­do y a los pe­rros tí­re­le sus pe­lets y les cie­rra la puer­ta. En To­co­pi­lla llé­ve­la a la es­cue­la don­de na­ció, pre­sén­te­le a la pro­le y na­da más. No se me agran­de con fies­tas pom­po­sas. Ha­ga al­go ín­ti­mo. Y un con­se­jo pa­ra am­bos: quié­ran­se mu­cho, por­que la ga­lla­da que es cha­que­te­ra, en es­ta opor­tu­ni­dad les tie­ne pu­ra bue­na on­da. No se le­van­ten de tras­te, pór­ten­se bien con los co­le­gas de la pren­sa y si vie­nen críos – se­gún la Pa­me­la Ji­les y los bru­jos- se­ría la mez­cla per­fec­ta, es

de­cir, un Beck­ham nue­ve­ci­to, de pa­que­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.