Fin­gió se­cues­tro con el pa­tas ne­gras des­de mo­tel

Aman­tes fur­ti­vos lla­ma­ron a ve­na­di­to pa­ra pe­dir­le 300 lucas por la “li­be­ra­ción”, en Los Án­ge­les

La Cuarta - - CRÓNICA - PAU­LA SARZOSA V. Corresponsal de Con­cep­ción

Con re­tro­ex­ca­va­do­ra ten­drán que sa­car­le los cuer­nos a un pe­ri­co que des­cu­brió que su es­po­sa in­ven­tó un vil se­cues­tro pa­ra za­pa­tear en fon­da aje­na en Los Án­ge­les, Re­gión del Bio­bió.

La his­to­ria co­men­zó a desa­rro­llar­se cer­ca de las 13 ho­ras del miér­co­les, cuan­do el des­di­cha­do sin­tió un do­lor de nu­ca y lla­mó por te­lé­fono a su es­po­sa pa­ra que le com­pra­ra unos anal­gé­si­cos.

El com­pa­dre mar­có va­rias ve­ces el nú­me­ro de la da­ma, sin ob­te­ner res­pues­ta. No pes­có. Su ama­da es co­mo ha­cha pa­ra ba­tir la sin hue­so y pen­só que se ha­bía que­da­do con­ver­san­do con al­gu­na bi­sa­gri­ta del ba­rrio.

Pe­ro los mi­nu­tos se con­vir­tie­ron en ho­ras sin sa­ber de su pa­ra­de­ro. La an­gus­tia se apo­de­ró de él y co­men­zó a pa­sar­se los peo­res ro­llos so­bre el des­tino de la mu­jer que ado­ra­ba.

Cuan­do el pun­zan­te do­lor de nun­ca ya se le ex­ten­día a la fren­te y le co­men­za­ban a sa­lir unas pro­tu­be­ran­cias, so­nó su ce­lu­lar. Lo mi­ró de una, igual que en la pe­lí­cu­las, y ca­chó un men­sa­je de What­sapp de nú­me­ro des­co­no­ci­do, don­de le pe­dían 300 lucas a

Se co­no­cie­ron en Fa­ce­book y al to­que se jun­ta­ron en un vol­tea­de­ro, don­de vie­ron un do­cu­men­tal del Ma­to Gros­so, ju­ga­ron al “po­to su­cio” y re­ma­ta­ron con la vil pi­tan­za.

de su se­ño­ra.

Que­dó ató­ni­to por unos mi­nu­tos y lue­go co­rrió has­ta la Te­nen­cia Cen­te­na­rio de Ca­ra­bi­ne­ros, don­de pu­so una de­nun­cia por el se­cues­tro de P.M.S.F.

VOL­TE­RE­TA

El ca­so es­ta­ba pe­lu­do. Muy pe­lu­do. Y los ver­des pi­die­ron re­fuer­zos al 0S-9 de Con­cep­ción, lo que ori­gi­nó un am­plio ope­ra­ti­vo po­li­cial pa­ra ha­llar­la con vi­da.

Es­ta­ban to­dos de ca­be­za en el ca­so cuan­do la se­cues­tra­da lla­mó a su ma­ri­do. Le di­jo, con la voz en­tre­cor­ta­da, que se­ría li­be­ra­da a las 15 ho­ras del jue­ves (ayer) en un cru­ce del sec­tor nor­te de Los Án­ge­les.

Y aquí la his­to­ria da un vuel­co ines­pe­ra­do. Se­gún el ca­pi­tán Pa­blo Qui­roz, una ho­ra más tar­de de lo acor­da­do lle­gó la mu­jer en com­pa­ñía de su cap­tor, sien­do abor­da­dos por los po­lis. “Se­gún la ver­sión de ella, ha­bría es­ta­do con es­ta per­so­na por su pro­pia vo­lun­tad”, agre­gó el po­li. ¡Chan!

De acuer­do a los ver­des, la don­ce­lla les re­co­no­ció que el día an­te­rior ha­bía co­cam­bio no­ci­do al pa­tas ne­gras en Fa­ce­book. Tras unos mi­nu­tos de pa­la­breo, acor­da­ron jun­tar­se en un vol­tea­de­ro pa­ra ver un do­cu­men­tal so­bre ani­ma­li­tos sil­ves­tres del Ma­to Gros­so.

Y así fue. Du­ran­te 12 ho­ras vie­ron te­le, ju­ga­ron al “po­to su­cio” y re­ma­ta­ron con la vil pi­tan­za. Lue­go de­ci­die­ron con­tar la fir­me pa­ra no me­ter­se en pro­ble­mas.

Los ma­la le­che que­da­ron li­bres, pe­ro ci­ta­dos a de­cla­rar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de Los Án­ge­les.

¿Y del as­ta­do o ve­na­do? Di­cen las bue­nas y ma­las len­guas que pre­pa­ra una car­ti­ta pa­ra llo­rar­le su dra­ma al Doc­tor Ca­ri­ño.

Ella re­co­no­ció que es­tu­vo con es­te hom­bre por su pro­pia vo­lun­tad”. Pa­blo Qui­roz, ca­pi­tán de los ver­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.