Es­tu­dio sue­co di­ce que be­ber ca­fé achica los se­nos

DES­PUÉS DE LA TER­CE­RA TA­ZA EM­PIE­ZA EL ACHI­QUE, PE­RO ES RE­VER­SI­BLE AL DE­JAR DE INGERIRLO

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Universidad de Lund, Sue­cia, des­cu­brió una re­la­ción en­tre el con­su­mo ex­ce­si­vo de ca­fé y la re­duc­ción de los se­nos, es­to de­bi­do a que la be­bi­da pue­de al­te­rar un gen que los en­co­ge has­ta un 17%.

De acuer­do con los cien­tí­fi­cos eu­ro­peos, des­pués de la ter­ce­ra ta­za de ca­fé el efec­to de dis­mi­nu­ción del ta­ma­ño de los se­nos se in­cre­men­ta.

Pe­ro no es pa­ra que las bien do­ta­das o me­nos do­ta­das ado­ra­do­ras del ca­fé abo­mi­nen de es­ta aro­má­ti­ca be­bi­da, por­que la ac­ción es to­tal­men­te re­ver­si­ble. Es só­lo co­sa de ba­jar la in­ges­ta y se re­cu­pe­ra el vo­lu­men per­di­do.

Pe­ro no to­das las no­ti­cias son alar­man­tes res­pec­to del “fe­ca”, ya que el mis­mo es­tu­dio en­con­tró que al­gu­nas de las sus­tan­cias del be­bes­ti­ble, co­mo la ca­feí­na, la hi­dro­xil hi­dro­qui­no­na y el kah­weol, dis­mi­nu­yen la pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer cán­cer de ma­ma, pues ayu­dan a fre­nar el desa­rro­llo de cé­lu­las ma­lig­nas.

A de­cir de los in­ves­ti­ga­do­res, la ca­feí­na con­tra­rres­ta los ries­gos de pa­de­cer cán­cer de ma­ma en las mu­je­res que tie­nen se­nos más gran­des, quie­nes son más pro­pen­sas a pa­de­cer­lo, ya que afec­ta de ma­ne­ra po­si­ti­va los ni­ve­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.