LE PU­SO LOS CUER­NOS A ME­DIO VI­ÑA

Ani­mal frac­tu­ró la pier­na a mo­ra­dor y pro­du­jo da­ños es­truc­tu­ra­les a vi­vien­da y vehícu­los

La Cuarta - - PORTADA - PE­DRO GA­RRI­DO Co­rres­pon­sal de: Val­pa­raí­so

TO­RO SE DESCONTROLÓ, CORNEÓ A CHO­FER, DA­ÑÓ CA­SAS Y ABOLLÓ AU­TOS

Lue­go de una ce­na a la luz de la lu­na jun­to a la Jes­si­ca, una va­ca le­che­ra de ex­por­ta­ción, al To­ri­bio se lo de­vo­ró la fa­ma y cre­yó ser el va­cuno con los ca­chos más lar­gos de la zo­na.

Pe­ro con la va­ra que mi­des, se­rás me­di­do, di­ce el vie­jo re­frán. Y así no más fue, por­que al muuuuuuy sin­ver­güen­za le gus­ta­ba arran­car­se de su re­fu­gio, pa’ es­ti­rar las pa­tas y sa­lir a co­mer pas­to tierno a la po­bla­ción Cho­rri­llos, de Vi­ña del Mar. Y per­dió feo.

La ma­ña­na del lu­nes lle­gó de vi­si­ta al cria­de­ro el To­ro­ba­yo, un se­men­tal val­di­viano que acre­cen­tó la pro­duc­ción de le­che en­tre el ga­na­do hem­bra y se pa­la­breó a la Jes­si­ca pa­ra po­der or­de­ñar­la. Ella se hi­zo la di­fí­cil has­ta el ter­cer rumeo, cuan­do su­cum­bió an­te los en­can­tos del ga­lán su­re­ño.

En pleno arru­ma­co se en­con­tra­ban cuan­do apa­re­ció en es­ce­na el To­ri­bio, quien al ver a su ni­ña abra­za­da por otras pe­zu­ñas, hu­yó del es­ta­blo pa­ra desatar to­da su fu­ria.

SALVAJE

Co­mo un po­tro indomable, el des­pe­cha­do to­ro lle­gó por los ce­rros de la Ciu­dad Jar­dín has­ta un do­mi­ci­lio ubi­ca­do en Av­da Val­di­via. En ese lu­gar, a eso de las 14 ho­ras des­car­gó su ra­bia con­tra una vi­vien­da.

Los mo­ra­do­res es­cu­cha­ron los des­tro­zos, sa­lie­ron a ver qué pa­sa­ba y se en­con­tra­ron con el enaje­na­do ani­mal, quien pro­vo­có da­ños es­truc­tu­ra­les a la vi­vien­da, abolló los au­tos que se en­con­tra­ban es­ta­cio­na­dos en el pa­tio y, lo peor de to­do, es que corneó a don Jo­sé Ro­jas (60) y le pro­du­jo una frac­tu­ra en el cal­cá­neo.

“Es­ta­ba lo­co, es­ta­ba bo­tan­do es­pu­ma por la bo­ca y lo tra­té de ahu­yen­tar. Pe­ro en vez de es­ca­par se pu­so en po­si­ción de ata­que. En eso lle­gó mi pa­pá por de­trás y fue em­bes­ti­do por el ani­mal”, con­tó Ro­ber­to Ro­jas, hi­jo del le­sio­na­do.

Su her­mano, Jo­sé Ro­jas Vi­llar, tam­bién re­sul­tó con he­ri­das pe­ro no de gra­ve­dad co­mo su pro­ge­ni­tor, quien fue tras­la­da­do has­ta el Hos­pi­tal Gus­ta­vo Fric­ke y es­ta­rá, por lo me­nos, 10 meses sin po­der tra­ba­jar su fur­gón es­co­lar.

PRÓ­FU­GO

Se­gún con­tó Ro­ber­to Ro­jas, dos per­so­nas apa­re­cie­ron en el lu­gar pa­ra lle­var­se al cor­nu­do, en vez de pres­tar­les ayu­da. “Co­mo es­tá­ba­mos asus­ta­dos y preo­cu­pa­dos por mi pa­pá no gra­ba­mos na­da”, agre­gó.

Lo más penca pa­ra la fa­mi­lia afec­ta­da es que el tra­ta­mien­to pa­ra don Jo­sé cues­ta dos mi­llo­nes y no hay quién se ha­ga car­go de los da­ños pro­vo­ca­dos por el ani­mal. “El to­ro era blan­co con man­chas ca­fés. Oja­lá al­guien lo re­co­noz­ca y nos ayu­de a iden­ti­fi­car a los due­ños”, di­jo el mu­cha­cho.

Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, el To­ri­bio se man­te­nía pró­fu­go de la jus­ti­cia.

El to­ro era blan­co con man­chas ca­fés. Oja­lá al­guien lo re­co­noz­ca y nos ayu­de a iden­ti­fi­car a los due­ños”.

Ro­ber­to Ro­jas, afec­ta­do.

Fa­mi­lia afec­ta­da bus­ca a los due­ños del ani­mal pa­ra que se ha­gan car­go de los dos mi­llo­nes que cues­ta el tra­ta­mien­to de reha­bi­li­ta­ción.

Don Jo­sé Ro­jas es trans­por­tis­ta Afec­ta­do en el es­co­lar y tras la frac­tu­ra por va­rios meses. cal­cá­neo no po­drá tra­ba­jar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.