DE RO­JO SE FUE A NE­GRO

SE­GÚN DUE­ÑA DE LA MAN­SIÓN, PABLO VAR­GAS PRO­VO­CÓ DA­ÑOS POR MA­NE­JAR CUFIFO; ÉL ASE­GU­RA QUE NUN­CA CONDUJÓ... TRAS EL CON­TROL DE DE­TEN­CIÓN, QUE­DÓ LIBRE

La Cuarta - - PORTADA - IG­NA­CIO VÁSQUEZ

BAI­LA­RÍN PABLO

VAR­GAS FUE

DE­TE­NI­DO Y

FOR­MA­LI­ZA­DO

POR BRÍ­GI­DO

IN­CI­DEN­TE

EN MO­TEL

Pablo Var­gas fue de­te­ni­do y pasado a con­trol de de­ten­ción tras un con­fu­so in­ci­den­te en el mo­tel La Man­sión, de Re­co­le­ta. El ex bai­la­rín de “Ro­jo”, se­gún el in­for­me de ca­ra­bi­ne­ros, se en­con­tra­ba ba­jo los efec­tos del al­cohol y no qui­so rea­li­zar­se el al­co­test.

De acuer­do a la de­nun­cia de la due­ña del lo­ves­top, Var­gas sa­lió me­dio cufifo del lu­gar, por es­ta cau­sa per­dió el con­trol del vehículo que ma­ne­ja­ba e im­pac­tó una de las ba­rre­ras de con­ten­ción del lu­gar. Fue ahí que de la ad­mi­nis­tra­ción del recinto lla­ma­ron a Ca­ra­bi­ne­ros.

La lle­ga­da de la po­li­cía

en lu­gar de cal­mar al bai­la­rín, lo en­xu­xó más. Tan­to así que se re­sis­tió al arres­to y co­men­zó a gri­tar a la pren­sa: “En Chi­le no hay jus­ti­cia, ni te pre­gun­tan, te de­tie­nen, te gol­pean y te pa­tean”.

Y ahí no aca­bó su ale­ga­to, ase­gu­ró que ha­bía lle­ga­do a “pa­sar la ca­ña” y no sa­be por qué apa­re­ció ca­ra­bi­ne­ros con la due­ña del mo­tel “acu­san­do que ha­bía he­cho al­gún da­ño y per­jui­cio. Que lo prue­be. Ja­más. Yo pa­gué”.

Pablo Var­gas fue de­te­ni­do y tras­la­da­do has­ta la Sex­ta Co­mi­sa­ría de Re­co­le­ta. Sin em­bar­go, si­guió

con su pa­ta­le­ta y sa­lió gri­tan­do exi­gien­do jus­ti­cia y acu­san­do gol­pes de ca­ra­bi­ne­ros cuan­do fue tras­la­da­do has­ta el Centro de Jus­ti­cia.

En ese lu­gar, a eso de las 17.30, re­cién co­men­zó el con­trol de de­ten­ción en la sa­la 903, en dón­de nue­va­men­te se en­fren­ta­ron las dos ver­sio­nes.

Por una par­te, que la due­ña del mo­tel le ha­bría a pe­di­do a Pablo que no ma­ne­ja­ra el to­co por su es­ta­do; y otra, en que él nie­ga ha­ber­se si­quie­ra subido al vehículo que só­lo se en­con­tra­ba den­tro del lu­gar.

En el con­trol, la due­ña de La Man­sión va­lo­ró los da­ños de la man­sa­ca que ha­bría de­ja­do el bai­la­rín en los es­ta­cio­na­mien­tos en un mi­llón 800 mil pe­sos.

Du­ran­te la au­dien­cia, Var­gas

acu­só le­sio- nes en el tó­rax, una se­rie de ras­mi­llo­nes y ero­sio­nes de­bi­do a la su­pues­tas agre­sio­nes fí­si­cas y ver­ba­les que ha­bría re­ci­bi­do por par­te de Ca­ra­bi­ne­ros.

Se de­cre­tó un pla­zo de 45 días de in­ves­ti­ga­ción pa­ra acla­rar el in­ci­den­te y sus­pen­sión de la li­cen­cia de con­du­cir del acu­sa­do, quien que­dó en li­ber­tad.

Sin em­bar­go a Pablo se le vie­ne pe­lúa la co­sa, ya que en el con­trol se de­ter­mi­nó que tie­ne otra cau­sa pen­dien­te (ver re­cua­dro)

ARIELMORALESM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.