Ami­go:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

No creo que su mu­jer es­té que­mán­do­le el es­pi­na­zo, ni za­pa­tean­do en otra fon­da y que otro le an­de co­mien­do la co­lor. Pa­sa que al­gu­nas da­mas, al acer­car­se a los 50 años, co­mo que to­man un se­gun­do aire en ma­te­ria de sa­cu­dir la pa­lla­sa. Eso se une a que tie­ne actividad fí­si­ca y la san­gre em­pie­za a co­rrer me­jor y más fuer­te por sus ve­nas. A la le­gua se no­ta que ese se­ría el ori­gen de sus an­sias amo­ro­sas. Y to­do es­to bien pue­de ser una pu­ra le­se­ra, ya que la pue­de ha­ber pi­ca­do una ara­ña o has­ta mor­di­do el Chu­pa­ca­bras con el vi­rus ca­len­to­nis, pe­ro lo cier­to es que us­ted de­be to­mar car­tas en el asun­to, ya sea ha­cien­do ejer­ci­cios, co­mien­do sa­ni­to y, si pue­de, man­dar­se al pe­cho unos ma­ris­ca­les y coc­te­les de piu­re a la ve­na. Y si na­da re­sul­ta, va­ya al doc­tor y pi­da que le re­ce­te pas­ti­lli­tas azu­les pa’l via­gra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.