Pu­sarn ealg­vú­ne­conmb­cu­si­tió­blen.

La Cuarta - - VIDA SANA -

Ins­ta­lar, man­te­ner y ope­rar co­rrec­ta­men­te los ar­te­fac­tos do­més­ti­cos que

Rea­li­zar man­ten­ción pe­rió­di­ca o la de­fi­ni­da por los fa­bri­can­tes de los equi­pos de ca­le­fac­ción y con per­so­nal cer­ti­fi­ca­do.

No ins­ta­lar ca­le­font en ba­ños o ha­bi­ta­cio­nes ce­rra­das. Pre­fe­rir el ex­te­rior.

Nun­ca se de­ben blo­quear los duc­tos o re­ji­llas de ven­ti­la­ción.

Ve­ri­fi­car que la lla­ma de los ar­te­fac­tos (que fun­cio­nen con gas li­cua­do de pe­tró­leo) sea siem­pre de co­lor azul uni­for­me. Si es de otro co­lor (ama­ri­llo o to­na­li­da­des ro­jas o na­ran­jas) es­tá fun­cio­nan­do de for­ma de­fec­tuo­sa, pro­du­cien­do can­ti­da­des anor­ma­les de mo­nó­xi­do.

Cuan­do se ca­le­fac­cio­na un lu­gar se de­be de­jar siem­pre un es­pa­cio que per­mi­ta in­gre­so de ai­re del ex­te­rior. Con en­tre­abrir puer­tas o ven­ta­nas cin­co cen­tí­me­tros es su­fi­cien­te.

Las es­tu­fas que con­su­men com­bus­ti­ble sin sa­li­da de ven­ti­la­ción al ex­te­rior de­ben usar­se so­la­men­te cuan­do ha­ya una per­so­na des­pier­ta pa­ra vi­gi­lar­las y con las puer­tas o ven­ta­nas de la ha­bi­ta­ción en­tre­abier­tas.

La es­tu­fas que con­su­men com­bus­ti­ble de­ben en­cen­der­se y apa­gar­se fue­ra de la ca­sa.

No use la co­ci­na, el horno a gas o bra­se­ros pa­ra ca­le­fac­cio­nar una ha­bi­ta­ción.

■ Si se pue­de abra puer­tas y ven­ta­nas.

■ Sa­lir del am­bien­te con­ta­mi­na­do.

■ Si hay al­guien al in­te­rior, ins­te­la a sa­lir o si es se­gu­ro pa­ra us­ted llé­ve­la a un lu­gar ale­ja­do (ex­te­rior) y se­gu­ro.

■ Lla­mar al 131 (SAMU) pa­ra aten­ción mé­di­ca y al 132 (Bom­be­ros), quie­nes cuen­tan con sen­so­res pa­ra con­fir­mar la pre­sen­cia de mo­nó­xi­do.

■ Si es po­si­ble, con­cu­rra al cen­tro de sa­lud más cer­cano. ■ Los sis­te­mas de ca­le­fac­ción de­fi­cien­tes tam­bién pue­den emi­tir otros ga­ses que afec­tan el or­ga­nis­mo, co­mo el dió­xi­do de azu­fre (SO2) y los óxi­dos de ni­tró­geno (NOx), que irri­tan las vías res­pi­ra­to­rias, re­du­cen la fun­ción pul­mo­nar y au­men­tan la vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas a ad­qui­rir en­fer­me­da­des co­mo res­fríos o pro­ble­mas bron­co­pul­mo­na­res.

■ Su in­ha­la­ción en al­tas con­cen­tra­cio­nes no cau­sa una muer­te rá­pi­da, pe­ro la ex­po­si­ción por tiem­pos pro­lon­ga­dos pue­de ge­ne­rar com­pli­ca­cio­nes res­pi­ra­to­rias se­ve­ras. En el ca­so de óxi­dos de ni­tró­ge­nos (NOx) pue­de pro­du­cir ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res e in­far­tos agu­dos al mio­car­dio en adul­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.