ALE­JAN­DRO GA­LAZ

La Cuarta - - MODERNICE SU HERRAMIENTA -

Cuan­do se quie­re dar un aca­ba­do a un mue­ble de ma­de­ra o a cual­quier otro ele­men­to, fre­cuen­te­men­te se uti­li­zan un sin­nú­me­ro de pro­duc­tos de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria, pe­ro en reali­dad, ca­da uno de ellos tie­ne sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas y pue­den no ser ade­cua­dos pa­ra to­dos los usos. Al­gu­nos de es­tos pro­duc­tos son las pin­tu­ras a ba­se de re­si­nas de po­liu­re­tano, el she­llac o go­ma la­ca, el bar­niz y la la­ca pro­pia­men­te tal.

Es­tos pro­duc­tos son quí­mi­cos de ter­mi­na­ción, apor­tan pro­tec­ción y va­lor es­té­ti­co. En nues­tro país, el bar­niz pue­de de­fi­nir­se co­mo: ma­te­rial de re­cu­bri­mien­to des­ti­na­do a lograr un aca­ba­do trans­pa­ren­te o se­mi­trans­pa­ren­te, in­co­lo­ro o de co­lor. Las la­cas, por otro la­do, son re­ves­ti­mien­tos du­ros y bri­llan­tes que se­can rá­pi­da­men­te por eva­po­ra­ción del sol­ven­te.

Aca­ba­dos su­pe­rio­res

El bar­niz se uti­li­za cuan­do que­re­mos aca­ba­dos su­pe­rio­res, de bue­na ca­li­dad, y cuan­do ne­ce­si­ta­mos man­te­ner la apa­rien­cia na­tu­ral de la ma­de­ra. El re­sul­ta­do es re­sis­ten­te y du­ra­de­ro en el tiem­po y, al igual co­mo su­ce­de con la pin­tu­ra de po­liu­re­tano, lo po­de­mos en­con­trar en dos ver­sio­nes: al agua o en acei­te.

De ori­gen na­tu­ral

La la­ca es un pro­duc­to de ori­gen na­tu­ral, que se ob­tie­ne a par­tir de las se­cre­cio­nes de un in­sec­to mez­cla­das con al­cohol. Apor­ta a la ma­de­ra una ca­pa pro­tec­to­ra de co­lor ám­bar y su uso no es re­co­men­da­ble en mo­bi­lia­rio de co­ci­na, por ejem­plo, ya que aun­que tie­ne bue­na re­sis­ten­cia a los gol­pes y ara­ña­zos, no re­sis­te al­tas tem­pe­ra­tu­ras ni pro­duc­tos quí­mi­cos (co­mo los de lim­pie­za). Do­cen­te de la Es­cue­la de Cons­truc­ción de Duoc UC, se­de Mai­pú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.