VA­LE OR­TE­GA FUNÓ A DEPRAVADO QUE LE OFRE­CIÓ SEIS PA­LOS POR JOR­NA­DA DE SEXO

ANI­MA­DO­RA EX­PU­SO A CA­LI­FA QUE LE QUI­SO PO­NER TA­RI­FA A SU AMOR

La Cuarta - - PORTADA - TI­TO MARCHANT G. @la­cuar­ta_­ti­to

Va­le­ria Or­te­ga re­ci­bió un cru­do men­sa­je en su Fa­ce­book. Un su­je­to que se iden­ti­fi­có con dos nom­bres y dos ape­lli­dos, le en­vió una “so­li­ci­tud de amis­tad” y una pro­pues­ta de sexo a cam­bio de seis pa­li­tro­ques. “Sub­nor­mal”, fue la drás­ti­ca res­pues­ta de Va­le Or­te­ga.

“No en­tien­do es­te ti­po de pro­pues­tas, me ima­gino al­guien que ne­ce­si­te las lu­cas, una ni­ña más chi­ca, al­guien que lo ne­ce­si­te, la ne­ce­si­dad tie­ne ca­ra de he­re­je, por eso en­cuen­tro que es­to es im­pen­sa­do que pa­se el 2017”, sol­tó in­dig­na­da la Va­le.

LA PRO­PUES­TA

“Ho­la co­mo estás. bue­nas no­ches te ofrez­co 6000000 mi­llo­nes de pe­sos chi­le­nos soy hom­bre adi­ne­ra­do se quien eres pe­ro te efec­tuó una ofer­ta con res­pe­to pien­sa­lo y si te in­tere­sa me co­men­tas y te voy a ex­pli­car to­do gra­cias (sic)”, es­cri­bió el ti­po. Así, tal cual, sin pun­tos, sin co­mas, y dán­do­se­las de “adi­ne­ra­do”.

La res­pues­ta de Va­le fue do­ble. Cla­ro, por­que ade­más de res­pon­der­le, subió el posteo a otras re­des so­cia­les pa­ra que la ba­rra co­men­ta­ra: “La ‘pro­pues­ta’ me lle­gó a tra­vés del chat de Fa­ce­book, me­dian­te una so­li­ci­tud de amis­tad. Me en­con­tré con es­ta hue­va­da. Al­ti­ro pen­sé ‘qué la­ta’, por­que pa­sa, y har­to”, par­tió con­tan­to Va­le. - ¿Te ha­bía pa­sa­do an­tes? - Sí, y va­rias ve­ces. Lo que pa­sa es que una se ha­ce co­mo la hueo­na, co­mo que no pa­só na­da y no pes­cái no­más. Pe­ro ya abu­rre.

- ¿Por eso lo pu­bli­cas­te?

- Pen­sé que se­gu­ra­men­te es­to mis­mo le ha­bía pa­sa­do a otros an­tes.

- ¿Al­gu­na idea pa­ra ter­mi­nar con es­tas prác­ti­cas co­chi­nas?

-Ex­po­ner­los, ex­po­ner­los a to­dos. Por­que a fi­nal de cuen­tas es­te ti­po de per­so­nas, sea quien sea, siem­pre ac­túa en las som­bras, en la clan­des­ti­ni­dad. Por eso, lo peor que les pue­de pa­sar a es­te ti­po de per­so­nas es ser ex­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.