PA­TOS MA­LOS EN­FER­MOS LE HI­CIE­RON POR­TO­NA­ZO A AM­BU­LAN­CIA

Ca­bro de 14 y su yun­ta se pe­la­ron vehícu­lo del SA­MU que te­nía las lla­ves pues­tas.

La Cuarta - - PORTADA - RI­CAR­DO MAN­ZUR @la­cuar­ta_­man­zur

¡No hay sa­lud, com­pa­trio­tas! Es­to que­dó de­mos­tra­do en Lau­ta­ro, en la Re­gión de La Arau­ca­nía, don­de dos en­fer­mos de ma­lu­los osa­ron ro­bar­se un am­bu­lan­cia du­ran­te un pro­ce­di­mien­to mé­di­co en la co­mu­na que lle­va el nom­bre del lí­der mi­li­tar ma­pu­che.

El vil cho­reo ocu­rrió a las 00.50 de ayer, en la in­ter­sec­ción de las ca­lles Baquedano con Raus­ses. Has­ta allí lle­gó un vehícu­lo de emer­gen­cia del SA­MU pa­ra aten­der a un ta­ti­ta que ha­bía su­fri­do una caí­da en su ca­sa.

El con­duc­tor y el pa­ra­mé­di­co se ba­ja­ron de la am­bu­lan­cia Mer­ce­des Benz de 2015 e in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio, don­de aten­die­ron al ma­lo­gra­do ve­te­rano.

A esa ho­ra, dos pa­tos ma­los que ya ha­bían co­me­ti­do un ro­bo me­ro­dea­ban con las an­te­nas pa­ra­das. Ol­fa­tea­ban to­do a su pa­so. No ca­cha­ban qué pe­lar­se. Sa­pea­ban au­tos, ca­sas y has­ta a los in­cau­tos que pa­do­cu­men­ta­ción sa­ban. Na­da les tin­ca­ba.

El par­ci­to iba ti­rar la toa­lla cuan­do uno de ellos se acer­có de pu­ro co­pu­chen­to a la am­bu­lan­cia. Y ¡ta­te! Se les dio la opor­tu­ni­dad: los aten­tos en­fer­me­ros, con la pre­mu­ra de su tra­ba­jo, ha­bían de­ja­do las lla­ves pues­tas. El por­to­na­zo mé­di­co no tu­vo ata­dos.

“Es­ta si­tua­ción es per­ca­ta­da por dos an­ti­so­cia­les que pro­ce­den a sus­traer el vehícu­lo mo­to­ri­za­do. El con­duc­tor y un tes­ti­go se per­ca­tan del he­cho, ini­cián­do­se una per­se­cu­ción a pie y en un vehícu­lo par­ti­cu­lar, la cual ter­mi­na a dos cua­dras don­de los in­di­vi­duos de­jan aban­do­na­do el vehícu­lo”, re­la­tó el ca­pi­tán Ra­món Palma, ti­tán de la Pri­me­ra Co­mi­sa­ría de Lau­ta­ro.

Los in­di­vi­duos aban­do­na­ron el vehícu­lo y hu­ye­ron a pie”.

Ra­món Palma, co­mi­sa­rio.

MOCOSO

Mien­tras los te­rro­ris­tas de la sa­lud pú­bli­ca apre­ta­ban ca­che­te a pie, los afec­ta­dos lla­ma­ron a los po­lis. Es­tos lle­ga­ron al to­que al lu­gar y tras un pa­tru­lla­je, de­tu­vie­ron a uno los im­pli­ca­dos en el ro­bo.

Lo tris­te es que el de­te­ni­do es un ca­bro chi­co de 14 años que ape­nas sa­be so­nar­se so­lo. El pen­de­jo ade­más te­nía en su po­der la de una ca­mio­ne­ta que fue en­con­tra­da en los al­re­de­do­res con uno de sus vi­drios que­bra­dos, cu­yas es­pe­cies coin­ci­die­ron con las aban­do­na­das al in­te­rior de la am­bu­lan­cia del SA­MU.

Las víc­ti­mas y tes­ti­gos re­co­no­cie­ron al mocoso, por lo que el fis­cal de turno dis­pu­so au­dien­cia de con­trol de de­ten­ción en su con­tra.

Opor­tu­nis­mo

A los pa­tos ma­los só­lo les fal­tó chan­tar­se las más­ca­ras de oxí­geno de la am­bu­lan­cia pa­ra que­dar des­pe­ja­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.