¡HAS­TA EL CUE­LLO!

MO­SA YA NO DA MÁS CON LA AME­NA­ZA DE MUER­TE DE LOS BA­RRIS­TAS DE CO­LO CO­LO

La Cuarta - - PORTADA -

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, B&N re­pu­dió las amen­zas de muer­te que le de­di­ca­ron al to­qui en el por­tón de la Ru­ca. La con­ce­sio­na­ria anun­ció ac­cio­nes le­ga­les con­tra los flai­tes, que no pu­die­ron ser gra­ba­dos. Las úl­ti­mas no han si­do las se­ma­nas más ja­pis de Aní­bal Mo­sa, quien oyó el pri­mer co­ro ce­les­tial de xu­xás en la caí­da por 4-1 en La Serena, lue­go asis­tió a otro con­cier­to cu­ma en su ho­nor en la fi­nal de la Sub 19 y es­te lu­nes, co­mo bro­che de oro, le­yó una cla­ra ame­na­za de muer­te en su con­tra en ple­na Ru­ca.

En vez de echar­le el por­tón aba­jo, los poe­tas que no tra­gan al to­qui po­pu­lar usa­ron el in­gre­so de en­tra­da de los ju­ga­do­res al Mo­nu­men­tal pa­ra col­gar­le un car­tel con el ar­jo­niano men­sa­je “Mo­sa, te vas o te mue­res”. Leeen­dos.

Co­mo si fue­ra po­co, los ar­tis­tas acom­pa­ña­ron el men­sa­je con otra ban­de­ra con un ne­ru­diano “Blan­co y Ne­gro, van a pa­gar muy caro”. To­do eso jun­to a un par de co­ro­nas, pe­ro no de esas que apa­gan la sed.

Se­gún el círcu­lo de hie­rro de Mo­sa, al que ac­ce­dió La Cuar­ta con cha­le­co an­ti­ba­las, no fue po­si­ble gra­bar a los gra­fi­te­ros pun­guien­tos por­que en ese sec­tor, jus­to, pe­ro jus­to, no hay cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. De ahí que en un co­mien­zo se pen­só en de­jar to­do has­ta ahí.

Sin em­bar­go, y tras jun­tar­se con su equi­po de abo­ga­dos, la con­ce­sio­na­ria sa­có un co­mu­ni­ca­do con el fa­mo­so “ini­cia­re­mos ac­cio­nes le­ga­les con­tra quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles”. Es que aun­que no sa­quen na­da, la idea es dar el men­sa­je pa­ra afue­ra de que los flai­tes no pue­den ha­cer los que se les pa­se por la ra­nu­ra. No siem­pre.

De he­cho, lo que el co­mu­ni­ca­do no di­jo, pe­ro el dia­rio pop su­po de un sa­po de bo­ca an­cha, es que el sec­tor leal al em­pre­sa­rio del Mall de Cas­tro pien­sa que los ni­ñi­tos de los ra­ya­dos pro­vie­nen del ala opo­si­to­ra a su man­da­to y, por lo mis­mo, Mo­sa ha­bría di­cho que el re­ca­do del por­tón “no me asus­ta pa­ra na­da”.

El dra­ma, eso sí, es que na­die sa­be cuán­to más aguan­ta­rá la olla a pre­sión an­tes de que ex­plo­te de fren­tón, so­bre to­do si el equi­po de Gue­de gua­tea el do­min­go fren­te a la Ca­to, en el mar­co de la Su­per­co­pa a dispu­tar­se en Ñu­ñoa.

Es más, si el apo­ca­lip­sis se des­en­ca­de­na con cuá­ti­ca, al in­te­rior de Blan­co y Ne­gro sien­ten que pue­de ocu­rrir cual­quier “so­rround”, par­tien­do por la re­nun­cia del en­tre­na­dor a una se­ma­na del ini­cio del Tran­si­ción y, por qué no, has­ta el pa­so al cos­ta­do de don Aní­bal del trono, que pa­sa­rá a sen­tir­se tan pun­tu­do co­mo el de Cau­po­li­cán.

Cla­ro y pre­ci­so

En sie­te pa­la­bri­tas, a de­cir con los na­die a Mo­sa cu­mas no le man­da­ron que se eche el ave o “era”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.