Pi­lu­cho del Me­tro es­ta­ba más du­ro que sán­gu­che de tu­rrón

Es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría se me­tió sin pa­gar a la es­ta­ción To­ba­la­ba an­te el asom­bro de la gen­te

La Cuarta - - PAÍS - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

A las 9.00 el in­ge­nie­ro Ale­xis Poblete sa­lía de la es­ta­ción To­ba­la­ba del Me­tro rum­bo a su tra­ba­jo cuan­do al­guien lla­mó su aten­ción: ¡Un jo­ven pi­lu­cho en­tró co­rrien­do al sub­te­rrá­neo!

“Él ve­nía ba­jan­do des­de don­de hay un Ban­coEs­ta­do por Pro­vi­den­cia, ve­nía co­rrien­do sin ro­pa. Tres guar­dias es­ta­ban con­ver­san­do y no se die­ron cuen­ta, él pa­só de­ba­jo de los tor­ni­que­tes y en­ton­ces va­rios guar­dias sa­lie­ron per­si­guién­do­lo. Lle­gó a la com­bi­na­ción de la Lí­nea 4 y se de­tu­vo, pa­ró fren­te a per­so­nal del Me­tro y ahí lo al­can­zó el mon­tón de guar­dias que hi­zo un círcu­lo a su al­re­de­dor”, di­jo el tes­ti­go que to­mó fo­tos con su te­lé­fono des­de una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca.

Ale­xis agre­gó que el pi­lu­cho no di­jo na­da, que su de­ten­ción fue pa­cí­fi­ca y que la gen­te, más que es­pan­tar­se por el hom­bre con las pre­sas al ai­re, lo aga­rró pa’l le­seo.

“Al­can­zó a an­dar unos 40 me­tros, ha­cía mu­cho frío, co­rría rá­pi­do, no gri­tó na­da. Y ahí me di cuen­ta que no era al­go ar­tís­ti­co, por­que an­da­ba so­lo. Ba­jó muy ve­loz, se me­tía en­tre me­dio de la gen­te, era sa­gaz. Cuan­do le qui­se sa­car una fo­to por de­lan­te, no al­can­cé

El jo­ven se me­tió con las pre­sas al ai­re y los guar­das sa­lie­ron tras sus pa­sos; sólo die­ron con él cuan­do de­ci­dió de­te­ner­se an­te la mi­ra­da de los pa­sa­je­ros.

por­que te­nía el te­lé­fono en mo­do sel­fie, por eso to­das es­tán por de­trás”, agre­gó.

El dia­rio pop tu­vo ac­ce­so a la iden­ti­dad del pi­lu­cho, pe­ro pa­ra res­pe­tar su hon­ra y la de su fa­mi­lia sólo in­for­ma­re­mos que se lla­ma Pa­to, que tie­ne 23 años y es­tu­dia in­ge­nie­ría.

Los guar­dias del Me­tro lo en­tre­ga­ron a Ca­ra­bi­ne­ros de la 60ª Co­mi­sa­ría, lue­go pa­só a la 19ª y de ahí lo lle­va­ron a cons­ta­tar le­sio­nes a un cen­tro de sa­lud, don­de el mé­di­co que lo exa­mi­nó dic­ta­mi­nó que evi­den­te­men­te el jo­ven es­ta­ba ba­jo los efec­tos de una po­ten­te dro­ga que lo lle­vó a otro pla­ne­ta, al­go pa­re­ci­do al crack.

A eso de las 12.30, lle­gó el pa­pá del pas­tel y se lo lle­vó de una ore­ja pa­ra la ca­sa, dan­do gra­cias a la Di­vi­na Pro­vi­den­cia de que na­die le ha­ya sa­ca­do una fo­to por de­lan­te pa­ra que no se le vie­ra la ver­güen­za.

En­ver­ga­du­ra

El tes­ti­go que ha­bló con el dia­rio pop no al­can­zó a to­mar­le una fo­to de fren­te al pi­lu­cho, por lo que no sa­be­mos su en­ver­ga­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.