Sapean que Pu­tin usa san­gre de cier­vos pa­ra ha­cer ¡toing!

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

To­dos los lí­de­res mun­dia­les ge­ne­ran una se­rie de cuen­tos so­bre sus ac­ti­vi­da­des, afi­cio­nes y ma­nías. Des­de Ju­lio Cé­sar has­ta Idi Amín, pa­san­do por Lin­coln, Ken­nedy, Ghan­di, Sta­lin y otros más bri­llan­tes o más in­fa­mes.

To­dos los lí­de­res mun­dia­les ge­ne­ran una se­rie de cuen­tos so­bre sus ac­ti­vi­da­des, afi­cio­nes y ma­nías. Des­de Ju­lio Cé­sar has­ta Idi Amín, pa­san­do por Lin­coln, Ken­nedy, Ghan­di, Sta­lin y otros más bri­llan­tes o más in­fa­mes.

Pe­ro la úl­ti­ma que se su­po de Vla­di­mir Pu­tin, pre­si­den­te de Ru­sia, es de culto, es­pe­cial­men­te si di­ce re­la­ción con el me­jo­ra­mien­to de la ac­ti­vi­dad se­xual: el hom­bre se ba­ña en san­gre de la cor­na­men­ta de ma­ral o cier­vo rojo del Cáu­ca­so.

Así lo cuen­tan va­rios dia­rios del mun­do, en­tre ellos los co­pu­chen­tos bri­tish co­mo Daily Mail y The Sun.

Di­cen que el hom­bre sue­le fre­cuen­tar la re­pú­bli­ca de Al­tai pa­ra su­mer­gir­se en ba­ñe­ras con san­gre de ma­ral, a la cual se le atri­bu­yen pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas y afro­di­sia­cas, se­gún la tra­di­ción lo­cal.

De acuer­do con la in­for­ma­ción, du­ran­te una vi­si­ta de Pu­tin el año pa­sa­do a Al­tai, los lo­ca­les le pre­pa­ra­ron al­re­de­dor de 70 ki­lo­gra­mos de as­tas de cier­vo pa­ra que to­ma­ra su ba­ñi­to de san­gre, lo que sue­le ha­cer va­rias ve­ces al año.

La afi­ción del pre­si­den­te ru­so por es­te ri­tual se re­mon­ta a una dé­ca­da atrás, cuan­do co­men­zó a in­tere­sar­se por los su­pues­tos be­ne­fi­cios de la san­gre de ma­ral, y has­ta ini­ció en es­ta prác­ti­ca al ac­tual pri­mer ministro ru­so, Dmi­tri Med­ve­dev, y al ex pri­mer ministro ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni, quien a sus te­ten­ta y pi­co tie­ne una fa­ma de se­duc­tor, se­gún el re­por­te.

Lo pen­ca de es­ta afi­ción, es la for­ma en que ob­tie­ne, ya que im­pli­ca po­ner la ca­be­za del cier­vo en una pren­sa, se­pa­rar­lo del sue­lo y cor­tar­le las as­tas. Eso ha pro­vo­ca­do el re­cla­mo de la ru­sa Iri­na No­voz­hi­lo­va, pre­si­den­ta del Cen­tro Vi­ta, un or­ga­nis­mo de pro­tec­ción ani­mal

La da­ma di­jo al res­pec­to que “es­te es un ejem­plo con­tun­den­te de la cruel­dad ha­cia los ani­ma­les”.

Pu­ra po­ten­cia

La po­ten­cia de don Vla­di­mir bien va­le las cor­na­men­tas de cier­vos, pe­ro có­mo su­fren los po­bres as­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.