El “Mo­ta” es­tá a pu­ro jo-jo-jo

Pa­blo Gon­zá­lez, fi­chó en el Ro­va­nie­men Pa­llo­seu­ra de la li­ga fin­lan­de­sa, co­no­ci­do por ser el equi­po de la ciu­dad del Vie­ji­to Pas­cue­ro. “Acá se co­men a los re­nos”, con­tó.

La Cuarta - - DEPORTES - EDUAR­DO RO­JAS @la­cuar­ta_­ro­jas

Pa­blo “Mo­ta” Gon­zá­lez es­tá lleno de sue­ños. Y no por­que en Fin­lan­dia no exis­ta la no­che, lo que tie­ne des­ve­la­do al ju­ga­dor. Ade­más el he­cho de fir­mar por el team de la tie­rra de “Pa­pa Noel” le dio un se­gun­do ai­re a su ca­rre­ra en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

El “Ol­gui­to Ma­rino” del pe­lo­teo ja­guar, que ha­ce dos días cum­plió 31 añi­tos y que su­ma 11 ca­mi­se­tas en tres con­ti­nen­tes, in­clu­yen­do a Ecua­dor y Mé­xi­co, es­tá en­te­ro “ja­pi” en sus pri­me­ros días co­mo per­nil del Ro­va­nie­mi Pa­lle­seu­ra, más co­no­ci­do co­mo el “RoPS”. Un team po­pu­lar de la li­ga fi­ne­sa.

Y no so­lo por sus dos tí­tu­los na­cio­na­les o reite­ra­das in­cur­sio­nes en la Eu­ro­pa Lea­gue, sino por­que re­pre­sen­ta a la ciu­dad de Ro­va­nie­mi, tie­rra don­de sur­gió la le­yen­da del “Vie­jo Pas­cue­ro” y por lo tan­to ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de di­cho país.

“Ape­nas fir­mé por el RoPS me lle­va­ron a co­no­cer al Vie­jo Pas­cue­ro en un tour. Es una pa­ra­da obli­ga­da por acá. Y por más que no creía en él, apro­ve­ché de pe­dir­le que me dé mu­chos años más por Eu­ro­pa. Me gus­ta­ría ser ti­tu­lar y se­guir mi ca­rre­ra por acá, que es una vi­tri­na”, desem­bu­chó el “Mo­ta”, que de­jó to­do pa’ pro­bar suer­te en el fút­bol del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co.

- Cum­pi­ta, ¿ha­ce mu­cho frío? Lo es­ta­mos es­cu­chan­do ti­ri­tar por allá...

- Na’ que ver. Es­ta­mos en ve­rano y el cli­ma es­tá ri­co. Aun­que no exis­te la no­che y cues­ta dor­mir.

- ¿Có­mo así? ¿Es­tá vi­vien­do la vi­da del Ne­gro Pi­ñe­ra?

- Na’ que ver. El te­ma es que acá no os­cu­re­ce, en­ton­ces te­ne­mos que te­ner cor­ti­nas grue­sas y dor­mir con an­ti­faz. Sin eso se­ría im­po­si­ble des­can­sar.

- ¿Y có­mo se dio la mano pa’ ir­se a un lu­gar tan éxó­ti­co? ¿La pen­só har­to?

- Mi re­pre­sen­tan­te me lo pro­pu­so y no la du­dé. Ve­nía de ju­gar en Ca­fe­ta­le­ros de Mé­xi­co y Clan Ju­ve­nil en Ecua­dor, así que ya era tro­ta­mun­dos. Lo eco­nó­mi­co y fut­bo­lís­ti­co era atrac­ti­vo.

- Su­pon­go que ya es­tá ha­blan­do fi­nés pa’ po­der ti­rar la ta­lla con sus com­pa­ñe­ros...

- Mien­tras tan­to a pu­ro in­glés cha­mu­lla­do. Pe­ro me de­fien­do. Aquí tie­nen su idio­ma pe­ro to­dos ha­blán in­glés. Igual an­do adi­vi­nan­do las co­sas je­jé.

- ¿Qué es lo más ra­ro que le ha to­ca­do co­mer?

- Lo más ra­ro es que al­muer­zan to­man­do le­che. Y tam­bién me im­pre­sio­na que se co­men los re­nos. Voy a te­ner que pro­bar­los apro­ve­chan­do que hay har­to vino chi­leno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.