Una Har­ley pa­ra la ba­rra pop

La mar­ca de las mo­tos nor­te­ame­ri­ca­nas pre­sen­tó flor de jo­yi­ta a pre­cio pop, pe­ro con to­do el se­llo de los bar­bu­dos ta­tua­dos que las con­vir­tie­ron en una le­yen­da: la Street Rod ya rue­da por Chi­li­to. U

La Cuarta - - DEPORTES -

na ca­lle­je­ra que es una de­li­cia pa­ra la vis­ta y un pla­cer pa­ra las pai­las. Es­tu­vi­mos en el des­ta­pe que Har­ley-Da­vid­son hi­zo de una sus má­qui­nas con mo­tor más pio­la, pe­ro igual­men­te con cual­quier po­wer. Ha­bla­mos de la Street Rod que se sa­le un po­co de esos ar­ma­tos­tes en que an­dan los harlys­tas de­vo­ran­do ca­rre­te­ras, be­llas chi­cas y har­to ta­tua­je.

Es­ta Street Rod tie­ne un mo­tor 750 y 65 Nm de par a las 4.000 rpm, es­to quie­re de­cir más que su­fi­cien­te pa­ra co­mer­se la ur­be y en­trar con per­so a la ca­rre­te­ra, aun­que co­mo es pi­lu­chi­ta, si nos ti­ra­mos un via­je muy lar­go al po­co ra­to ne­ce­si­ta­re­mos des­can­so por el vien­to que gol­pea­rá nues­tro cuer­pe­ci­to.

Los que se apu­ren en gri­tar que es­tas mo­tos cues­tan una for­tu­na, ca­lleu­que, por­que es­ta Street Rod lle­ga con un pre­cio de 8 pa­li­tos 300 mil pi­ti­cli­nes. O sea, si han es­con­di­do pla­ta de­ba­jo del col­chón y no hay duen­des, en­ton­ces a pen­sar­la.

La otra bue­na no­ti­cia pa­ra la ga­lla­da cha­pa­rri­ta es que la al­tu­ra de su asien­to de 765 mi­lí­me­tros cal­za per­fec­to con los ba­ji­tos.

Da 23 km/li­tro y el es­tan­que pre­cio­so en for­ma de lá­gri­ma se lle­na con 13 li­tri­llos. Su es­té­ti­ca es im­pe­ca­ble y aun­que es más pe­que­ñi­ta y sin esos in­men­sos mo­to­res de sus pa­rien­tas más re­gor­de­tas, es una Har­lay-Da­vid­son has­ta los hue­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.