“No es­tán ni ahí” con el pa­la­ce­te del Chino Ríos

En di­ciem­bre Mar­ce­lo “Chino” Ríos pu­so a la ven­ta su tre­men­do pa­la­ce­te, que es­tá ubi­ca­do en Lo Bar­ne­chea. Ja­más ima­gi­nó que, sie­te me­ses des­pués, la pro­pie­dad aún bus­ca com­pra­dor.

La Cuarta - - CRÓNICA - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

“Aún no se ha ven­di­do”, es lo úni­co que nos di­cen des­de Gol­den Pro­pie­da­des, una de las co­rre­do­ras que se de­di­ca a la ven­ta de in­mue­bles de lu­jo y que ade­más es­tá en­car­ga­da de bus­car a los nue­vos pro­pie­ta­rios que se ins­ta­la­rán en la ex ca­sa del te­nis­ta.

Se­gún nos sa­pea­ron, el al­to pre­cio, 200 mil UF (más de 5 mil mi­llo­nes de pe­sos), ha­ce que un lo­te de in­tere­sa­dos pe­lo­teen el asun­to has­ta fi­nal­men­te des­car­tar­lo.

Es­to a pe­sar de que el pa- la­ce­te tie­ne tres ni­ve­les, sie­te dor­mi­to­rios, pis­ci­na, es­ta­cio­na­mien­to pa­ra 10 au­tos, gim­na­sio, sa­la de ci­ne y pis­ci­na. Su co­sa pio­la...

Nues­tros da­te­ros del mun­do in­mo­bi­lia­rio nos con­ta­ron que otro de los mo­ti­vos del po­co in­te­rés se­ría la pu­bli­ci­dad que le hi­zo el mis­mo núm­ber one an­tes de que se vi­ra­ra a Grin­go­lan­dia, al­go que hi­zo que ven­der su ca­se­rón sea más di­fí­cil que los en­fren­ta­mien­tos te­nís­ti­cos de Ríos con el grin­go Chang.

¿La ra­zón? La ma­yo­ría de las personas que bus­can es­te ti­po de vi­vien­das pre­fie­re el ano­ni­ma­to y la pri­va­ci­dad.

Den­tro de las ca­rac­te­rís­ti­cas del dulce ho­gar es­tán sus 1.290 me­tros cua­dra­dos, su pi­so de mármol y la pie­za de se­gu­ri­dad.

PAS­TO PA’ LAS VA­CAS

La man­sión del te­nis­ta es tan pu­len­ta que in­clu­so su ar­qui­tec­to Gonzalo Mar­do­nes ga­nó un pre­mio por su cons­truc­ción.

El mis­mo profesional, en su pá­gi­na web, ex­pli­có al­gu­nas de las pe­ti­cio­nes que le hi­zo, en ese en­ton­ces, el mis­mí­si­mo Ríos.

“Los te­chos con­ti­nuos a la su­per­fi­cie de te­rra­za fue­ron pro­yec­ta­dos con ve­ge­ta­ción na­tu­ral y pas­to; pe­ro Mar­ce­lo con­si­de­ró, al igual que ca­da vez que vi­si­tó Wim­ble­don, que ‘el pas­to es pa­ra las va­cas’ por lo que se op­tó por im­ple­men­tar una te­chum­bre con pas­to sin­té­ti­co”.

TRAN­QUI

El zur­do de Vi­ta­cu­ra de­ci­dió po­ner a la ven­ta su pro­pie­dad que, ade­más de nue­ve baños, pa­ra te­ner una vi­da más tran­qui con su fa­mi­lia.

“Quie­ro es­tar en paz un tiem­po. Lue­go de la va­so­cons­tric­ción ce­re­bral que tu­ve me di­je­ron que no pue­do es­tre­sar­me, por lo que me im­pi­die­ron ca­si tra­ba­jar. Es­te año le pro­pu­se a Pau­la (su es­po­sa) ir­nos tres me­ses y ella me di­jo un año”, sol­tó en ese en­to­nes el ex num­ber one a la revista Ca­ras.

Aho­ra, el zur­do vi­ve en un ex­clu­si­vo lu­gar en Mia­mi. Se tra­ta de Sa­ra­so­ta, en Flo­ri­da, don­de co­men­zó una nue­va vi­da jun­to a su es­po­sa Pau­la Pa­vic y sus cin­co hi­jos.

La pro­pie­dad cues­ta cer­ca de 5 mil mi­llo­nes de pe­sos y aun­que al­gu­nas personas han ido a vi­si­tar­la, fi­nal­men­te de­sis­ten de la com­pra por su cos­to.

Se vi­ró pa’ es­tar tran­qui El te­nis­ta ex­pli­có pa­sar ma­los ra­tos. se fue pa­ra evi­tar en una oca­sión que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.