“Me die­ron dis­cul­pas, pe­ro ni un pe­so”

Ha­bló el due­ño del au­to que ter­mi­nó con los vi­drios que­bra­dos en si­mu­la­cro de res­ca­te en Tal­ca to­co es­ta­ba to­do mo­li­do

La Cuarta - - PAÍS - PAU­LA RI­QUEL­ME Co­rres­pon­sal de Tal­ca

La in­flá de pe­cho por an­dar en un to­co nue­vo, ti­ran­do pin­ta en­tre las chi­qui­llas y ha­cien­do ru­gir el mo­tor nue­ve­ci­to de pa­que­te a otros con­duc­to­res, le du­ró me­nos que una tor­ta de ja­món del Cha­vo a don Al­ber­to Ar­mas (73).

Be­ti­to, co­mo le di­cen sus ami­gos, se pe­gó un pi­que des­de su ca­sa en Las Con­des, jun­to a su se­ño­ra Ana Lui­sa, has­ta la ciu­dad de Tal­ca en la re­gión del Mau­le, arri­ba de su To­yo­ta Co­ro­lla pa­ra ha­cer­le una gau­chá a un ami­go en el con­ser­va­dor de bie­nes raí­ces.

“Era el se­gun­do via­je que me pe­ga­ba en mi au­to, no mar­ca­ba ni 1.000 ki­ló­me­tros en el ta­có­me­tro. Me ba­jé y fui a ha­cer el trá­mi­te, cuan­do vol­ví en­con­tré el vi­drio tra­se­ro (lu­ne­ta) que­bra­do”, ex­pli­có Ar­mas a

La Cuar­ta.

To­do se tra­tó de un si­mu­la­cro mal pla­ni­fi­ca­do, ya que los chi­cos bue­nos de Tal­ca ins­ta­la­ron una gran col­cho­ne­ta in­fla­ble en­tre el edi­fi­cio y el au­to de don Be­to, sin ca­char que ha­bía un en­de­ble pos­te de fie­rro muy pe­ga­do al ar­te­fac­to de res­ca­te.

EX­PLI­CA­CIO­NES

Jus­to cuan­do un hom­bre sal­tó des­de el se­gun­do pi­so pa­ra sal­var­se del fue­go ima­gi­na­rio, el efec­to re­bo­te de la col­cho­ne­ta em­pu­jó el pos­te y es­te ca­yó di­rec­to so­bre el vehícu­lo nue­ve­ci­to de pa­que­te de Al­ber­to.

“No lo po­día creer, de­be­rían ha­ber avi­sa­do. Cuan­do me ba­jé a ha­cer el trá­mi­te no es­ta­ba la col­cho­ne­ta, de lo con­tra­rio me es­ta­ciono en otro la­do”, con­tó Ar­mas.

BOM­BE­ROS

“Es una la­men­ta­ble si­tua­ción en la que se ve in­vo­lu­cra­do nues­tra ins­ti­tu­ción. No hu­bo una coor­di­na­ción por par­te de quie­nes es­tu­vie­ron a car­go y cuan­do se lan­za la per­so­na, por­que los col­cho­nes tra­ba­jan con unos com­pre­so­res que ti­ran ai­re pa­ra po­der amor­ti­guar la caí­da de las personas, es­te pos­te, que se­gu­ra­men­te no es­ta­ba bien fi­ja­do”, in­di­có Cristian Co­fré, man­da­más de los Bom­be­ros de Tal­ca.

Sin em­bar­go, es­ta explicación no de­jó con­ten­to a Al­ber­to, ya que si bien le ofre­cie­ron dis­cul­pas, su au­to si­gue pa’l mi­nino.

“Es­pe­ra­ba que el se­gu­ro fun­cio­na­ra, pe­ro pa­re­ce que no pa­sa­rá na­da. Me die­ron dis­cul­pas, pe­ro ni un pe­so. Aho­ra a ha­cer el trá­mi­te con abo­ga­dos pa­ra que res­pon­dan los res­pon­sa­bles de se­gu­ro. To­ma­rá mu­cho tiem­po. Ten­dré que des­em­bol­sar la pla­ta de mi bol­si­llo, que al ojo calcu­lo los da­ños en un mi­llón y me­dio de pe­sos”, con­tó el due­ño del bó­li­do.

“Bom­be­ros no tie­ne nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad, por­que no­so­tros les di­ji­mos dón­de ins­ta­lar la ca­ma, en la zo­na afec­ta­da, que es la que se usa­ría en ca­so de un in­cen­dio. Es­te es un ejer­ci­cio con­tro­la­do, pu­do ha­ber un error de cálcu­lo de par­te de los au­tos que es­tán es­ta­cio­na­dos”, di­jo Ser­gio Se­púl­ve­da del co­mi­té pa­ri­ta­rio de la Te­so­re­ría Re­gio­nal de Tal­ca.

A don Be­to ya se le hi­zo tar­de. El trá­mi­te de su ami­go ya es­tá lis­to y de­be re­tor­nar a Cha­go.

“Voy a te­ner que abri­gar­me har­to no más aho­ra que vuel­va a San­tia­go por la ca­rre­te­ra, ya que el vi­drio no lo pu­de arre­glar y se va a me­ter to­do el frío”, fi­na­li­zó Ar­mas mien­tras se ale­ja­ba en su au­to nue­vo, pe­ro aho­ra gol­pea­do.

MA­NUEL ARÉ­VA­LO @la­cuar­ta_­ma­nuel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.