Es­ter es pri­me­ra je­fa­za en Me­tro tras 42 años 20

Es­tá a car­go de sa­car to­dos los tre­nes pa’ que la Lí­nea 1 fun­cio­ne ti­qui­ta­ca

La Cuarta - - PAÍS - BE­LÉN MU­ÑOZ @la­cuar­ta_­be­len

Es­ter Arria­ga­da Oyar­ce (46) lle­gó a la­bu­rar al Me­tro ha­ce 20 años. Par­tió co­mo ca­je­ra, pe­ro su sue­ño era ma­ne­jar un tren.

Ocho años des­pués, cum­plió su de­seo. “Pos­tu­lé pa­ra con­duc­to­ra den­tro de mil y que­dé. Cuan­do co­men­cé a ma­ne­jar sen­tía que es­ta­ba en otro mun­do, es lin­do, emo­cio­nan­te. Los pri­me­ros días los usua­rios me de­cían, oh una mu­jer, la felicito y eso me lle­na­ba de or­gu­llo”, re­la­tó.

En ese ar­duo ca­mino pa­ra lo­grar sus sue­ños, Es­ter vi­vió un lo­te de ex­pe­rien­cias. Le to­có es­tar en el ini­cio del Tran­san­tia­go, se se­pa­ró, que­dó a car­go de sus dos hi­jas y tu­vo que ape­rrar pa­ra que sus re­to­ñas, al igual que ella, tu­vie­ran las he­rra­mien­tas pa­ra cum­plir sus sue­ños.

“Pa­ra mí han si­do años ma­ra­vi­llo­sos, el tiem­po pa­só muy rá­pi­do. He sen­ti­do a tra­vés de los años que es co­mo que lle­gué ayer. No es un pe­so”, ase­gu­ró.

A CAR­GO

Su pa­so co­mo con­duc­to­ra la mo­ti­vó pa­ra dar un pa­so aún más gran­de. Uno que nin­gu­na mu­jer en el Me­tro ha­bía rea­li­za­do: es­tar a car­go de las co­che­ras de los tre­nes. O sea, se­ría la en­car­ga­da de coor­di­nar las años lle­va en la em­pre­sa. Par­tió co­mo ca­je­ra.

sa­li­das y dar el va­mos al ser­vi­cio de la Lí­nea 1.

“To­dos me de­cían có­mo vas a pos­tu­lar, si son pu­ros hom­bres, nun­ca una mu­jer ha­bía es­ta­do a car­go de la co­che­ra, de los tre­nes. Soy la pri­me­ra mu­jer en los 42 años en ocu­par es­te car­go, me sien­to or­gu­llo­sa de to­do lo que he he­cho”.

Agre­gó que “es fas­ci­nan­te mo­ver los tre­nes, uno se sien­te im­por­tan­te. Acá se da la sa­li­da, de acá par­te el Me­tro. No­so­tros da­mos el va­mos, con mis co­le­gas”.

Esa la­bor la rea­li­za des­de el 20 de sep­tiem­bre del 2016 jun­to a un co­le­ga, dos co­che­ros y dos con­duc­to­res, que ha­cen las ma­nio­bras pa’ sa­car los va­go­nes.

Or­ga­ni­zar to­da una Lí­nea es ul­tra pe­lu­do. Por esta ra­zón, tie­nen tur­nos, que son en la ma­ña­na de 7.20 a 14.20 ho­ras, lue­go de 14.20 a 22, ade­más de el turno noche, don­de se ha­ce la ma­yor pe­ga, que es de 22 a 7.50 ho­ras.

Es­ter, que vi­ve en Pu­dahuel, re­la­tó có­mo fun­cio­na su pe­ga pa’ que no ha­yan ata­dos en los ser­vi­cios: “Sa­be­mos que to­das las ma­ña­nas en ho­ra­rio pun­ta tie­nen que ha­ber 42 tre­nes dis­po­ni­bles pa­ra la cir­cu­la­ción de Lí­nea 1. Pa­ra que se cum­pla la fre­cuen­cia ha­bi­tual de pa­sa­je­ros par­ti­mos a las 4.40 ho­ras”.

Agre­gó que “te­ne­mos un compu­tador, don­de veo los co­man­do, ha­go que las vías se mue­van, en rec­ta, pa­ra la 1, 2, o co­che­ra o que sal­ga a lí­nea. Es un tra­ba­jo con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, hay que es­tar con la men­te des­pe­ja­da, no se pue­de ha­cer dos co­sas a la vez. No pes­co ce­lu­la­res, na­da”.

So­bre qué se sien­te te­ner es­te im­por­tan­te car­go, ase­gu­ró que “es de es­pe­rar que otras co­le­gas se atre­van o que pos­tu­len al car­go aho­ra que me ven en el car­go”.

Pe­ro esta sú­per mu­jer cree que aún no to­ca te­cho en el Me­tro. “Uno pa­ra po­der vi­vir tie­ne que so­ñar, uno siem­pre tra­ta de lo­grar co­sas. Yo tu­ve cuar­to me­dio y he lo­gra­do har­tas co­sas. He ido avan­zan­do y han re­co­no­ci­do mi tra­ba­jo. Quie­ro se­guir avan­zan­do”.

Es un tra­ba­jo con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, hay que es­tar con la men­te des­pe­ja­da, no se pue­de ha­cer dos co­sas a la vez. No pes­co ce­lu­la­res, na­da”.

Es fas­ci­nan­te mo­ver los tre­nes, uno se sien­te im­por­tan­te. Me sien­to or­gu­llo­sa de to­do lo que he he­cho”.

Po­der fe­me­nino

Es­ter se­ña­ló que no tie­ne nin­gún ata­do en tra­ba­jar con pu­ros hom­bres. “Son to­dos res­pe­tuo­sos”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.