MAN­SIÓN DE LA GEISHA SE ARRIENDA PA­RA EVEN­TOS

HA­CE 15 AÑOS ES­TE PA­LA­CE­TE RE­VO­LU­CIO­NÓ FARANDULANDIA, HOY ES­TÁ SIN HA­BI­TAN­TES Y A LA VEN­TA

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - IGNACIO VÁSQUEZ

La que fue­ra la man­sión de Ani­ta Al­va­ra­do es uno de los sím­bo­los de la fa­rán­du­la en los ini­cios del 2000. ¿Qué pa­só con el pa­la­ce­te?, ¿qué su­ce­de ahí?, ¿qué re­cuer­dos le trae a la ex “Geisha Chi­le­na”?

En el con­do­mi­nio “El Al­ga­rro­bal 2”, de Co­li­na, se ubi­ca la ca­so­na que se man­dó a cons­truir Ani­ta gra­cias a la só­li­da, pe­ro mal ha­bi­da bi­lle­te­ra, de su aho­ra ex ma­ri­do, el ja­po­nés Yu­ji Chi­da.

El sím­bo­lo del mo­men­to de más lu­cas de Ani­ta fue su man­sión, la cual di­se­ñó ins­pi­ra­da en la ca­sa de Scar­lett O´Ha­ra de la clá­si­ca pe­lí­cu­la “Lo que el Vien­to se Lle­vó”.

“Me cos­tó dos mi­llo­nes de dó­la­res. Yo no la dis­fru­té mu­cho. Eso sí, yo in­vi­ta­ba a ni­ños de po­bla­cio­nes pa­ra que dis­fru­ta­ran de la pis­ci­na. Ellos sí que la go­za­ban”, re­cor­dó Al­va­ra­do al dia­rio pop so­bre la pro­pie­dad de 5 mil me­tros cua­dra­dos de ex­ten­sión, 800 de es­tos cons­trui­dos, con 6 dor­mi­to­rios, la man­sa pis­ci­na y que, en 1999, que­dó liz­tay­lor pa­ra ser ha­bi­ta­da por ella y su fa­mi­lión.

Sin em­bar­go, só­lo dos años du­ró la vi­da de Ana en su ca­so­ta del sec­tor de Chi­cu­reo. En 2001, al des­cu­brir­se el frau­de de su es­po­so ni­pón en tie­rras sa­mu­ráis, man­dó por la bor­da la es­ta­bi­li­dad de la mu­jer de aho­ra 44 pe­pas.

Chi­da que­dó pre­cio­so en To­kio tras re­ve­lar­se que ha­bía es­ta­fa­do a la ca­ja de aho­rro en la cual la­bu­ra­ba co­mo con­ta­dor por un mon­to de 11 pa­los ver­des.

El un­dé­ci­mo juz­ga­do ci­vil de San­tia­go, a pe­ti­ción de la jus­ti­cia de Ja­pón, or­de­nó que to­do lo que pu­die­se con­si­de­rar­se fru­to del di­ne­ro des­fal­ca­do por Yu­ji fue­se em­bar­ga­do y des­pués re­ma­ta­do pa­ra com­pen­sar a la em­pre­sa es­ta­fa­da.

HA­CE 15 AÑOS...

En agos­to del 2002 la pro­pie­dad fue subas­ta­da en 450 mi­llo­nes de pe­sos por el em­pre­sa­rio Ricardo Ro­me­ro. Así, Al­va­ra­do tu­vo que ir­se del apo­teó­si­co lu­gar en oc­tu­bre de ese año.

Ro­me­ro no vi­vió ahí. Tres años más tar­de, arren­dó el in­mue­ble a Ca­nal 13 co­mo locación pa­ra la te­le­se­rie “Bru­jas”. La man­sión se trans­for­mó en el ho­gar de la fa­mi­lia Sán­chez Sa­li­nas, los Sa-Sa, quie­nes se con­vir­tie­ron en los per­so­na­jes más po­pu­la­res y que­ri­dos de la his­to­ria; in­clu­so, des­pués tu­vie­ron su pro­pia se­rie.

Cua­tro años más tar­de, la man­sión nue­va­men­te fue re­ma­ta­da, esta vez por un va­lor de 320 mi­llo­nes de pe­sos, los que pa­gó Gui­ller­mo Cá­ce­res, quien des­de en­ton­ces la arrienda pa­ra even­tos co­to­tos.

“Yo nun­ca re­co­men­da­ría a na­die com­prar esa ca­sa. Es­tá mal he­cha des­de el prin­ci­pio, por­que el ar­qui­tec­to la di­se­ñó mal. Cuán­do llo­vía se fil­tra­ba mu­cho. Él fue un sin­ver­güen­za, y ja­más dio la ca­ra. Quién la ten­ga, gas­ta­rá mu­cho en ella por­que es un ca­cho”, ase­gu­ró Ani­ta Al­va­ra­do a La Cuar­ta.

EN LOS AVI­SOS

Co­mo so­mos sa­pos, qui­si­mos sa­ber en qué es­ta­do se en­con­tra­ba el fa­mo­so pa­la­ce­te. Gra­cias a la ayu­da de un dron, ca­cha­mos que la ca­sa se man­tie­ne igual, pe­ro el de­ta­lle del agua es­tan­ca­da en la pis­ci­na evi­den­ció que el re­cin­to no es­tá en uso.

Fuen­tes del con­do­mi­nio, in­di­ca­ron que na­die vi­ve en el lu­gar, y que só­lo es usa­da pa­ra even­tos. En un dia­rio de cir­cu­la­ción na­cio­nal ca­cha­mos en un avi­so cla­si­fi­ca­do ofre­cién­do­la. Lla­ma­mos y nos co­rro­bo­ra­ron que se arren­da­ba.

Pau­li­na nos con­tó que ella es la pro­pie­ta­ria del lu­gar ha­ce va­rios años y que la ca­sa es­tá a la ven­ta por un va­lor de 850 mi­llo­nes de pe­sos. - ¿Y tam­bién la arrienda?

- El arrien­do men­sual sa­le dos mi­llo­nes, aun­que más es so­li­ci­ta­da pa­ra even­tos. - ¿Cuán­to cues­ta eso?

- La noche (pa­ra even­tos) sa­le a par­tir de un pre­cio de 550 mil pe­sos, cla­ro, de­pen­dien­do del clien­te.

Yo no dis­fru­té mu­cho la man­sión. Eso sí, mu­chos ni­ños de co­le­gio le sa­ca­ron pro­ve­cho”.

Yo no re­co­men­da­ría a na­die com­prar la ca­sa. Es­tá mal he­cha des­de el prin­ci­pio (...)

Ani­ta Al­va­ra­do, due­ña

de ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.