Maes­tro...

La Cuarta - - PANTALLA CHICA -

No hay me­jor di­cho pa­ra su ca­so... Me­tió la ca­be­za al wa­ter. Pu­cha que la jo­dió, oi­ga. Se las dio de ga­lán, cuan­do só­lo te­nía que ha­cer la pe­ga, y al fi­nal se en­con­tró con una pa­na sin so­lu­ción: lo tie­nen to­ma­das to­das las he­rra­mien­tas, oi­ga, y la tie­ne has­ta el cue­llo.

El vi­vi­to pen­só que se­ría una pe­ga con pro­pi­na es­pe­cial y aho­ra es­tá pa­gan­do el con­do­ro con una fres­ca. Lo sien­to, no le que­da más que aga­char el mo­ño, ir don­de su pa­tro­na, con­tar­le la du­ra y cru­zar la lla­ve de cruz pa­ra que lo per­do­nen en un par de me­ses... Es la úni­ca for­ma de cor­tar con la ame­na­za y que si­gan abu­san­do de su bue­na pe­ga, su ca­li­fa. Suer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.