EL IN­TEN­SO DÍA DEL PINI: “MIS HI­JOS ME VE­RÁN EN EL EQUI­PO DE MIS AMO­RES”

Pe­pe­ro de 33 años arri­bó a San­tia­go du­ran­te la ma­ña­na de ayer jun­to a su es­po­sa Gi­se­lla Ga­llar­do en­tre flas­hes y gri­tos de la gen­te. Lo fue a bus­car su pa­pi Ri­car­do al ae­ro­puer­to y en la tar­de fue ova­cio­na­do en el Na­cio­nal, en el due­lo con Ñu­blen­se.

La Cuarta - - DEPORTES - NA­TA­LIA GA­LAZ A. @la­cuar­ta_n­ga­laz www.la­cuar­ta.com

Si es­tu­vie­ra en sus ma­nos, o más bien en las de su ta­tua­dor, Mau­ri­cio Pi­ni­lla ya ha­bría pe­di­do ho­ra para ra­yar en su cue­rá la lle­ga­da de ayer a Chi­le, que le per­mi­ti­rá cum­plir un sue­ño más es­pe­ra­do que el re­vol­cón de Ma­ría El­sa y el cu­ra Rey­nal­do: ju­ga­rá en el Bu­lla lue­go de una dé­ca­da es­ti­ran­do el chi­cle.

Es cier­to, el Mau­ri con­fir­mó la no­ti­cia a tra­vés de un vi­deo al mo­men­to de su­bir­se al avión rum­bo a San­tia­go, pe­ro así co­mo no es lo mis­mo un me­tro de en­ca­je ne­gro que... usted sabe, tam­po­co lo es el “ha­bla­mien­to” que pi­sar te­rri­to­rio ja­guar em­pa­pa­do de chun­chis­mo. Y el “Pini” ayer lo de­mos­tró en su día más in­ten­so de los úl­ti­mos años.

A las 8.15 arri­bó el vue­lo de Air Fran­ce y pa­sa­das las 9 de la ma­ña­na el de­lan­te­ro sa­lió del ae­ro­puer­to en com­pa­ñía de su es­po­sa Gi­se­lla Ga­llar­do. Fue el pa­pi del fut­bo­lis­ta, Ri­car­do Pi­ni­lla, quien lo fue a bus­car a Pu­dahuel, para lue­go lle­var­lo a ca­sa, desa­yuno, una du­chi­ta y un tu­to re­po­ne­dor, para ir más tar­de al Es­ta­dio Na­cio­nal.

“Es­toy muy con­ten­to, fe­liz, es­to lo es­pe­ra­ba hace mu­chos años, tres o cua­tro que bus­ca­ba es­ta po­si­bi­li­dad. Fe­liz por mi fa­mi­lia, por mis hi­jos que me ve­rán ju­gar en el equi­po de mis amo­res. Vuel­vo a mi ca­sa, sien­to que es una chan­ce úni­ca”, ex­pli­có “Pi­ni­gol” en­tu­mi­do, quien pre­via­men­te sa­lió a lo rocks­tar en­tre tan­tas sel­fies de la pí­pol.

¿En qué eta­pa lo pi­lla es­te re­mem­ber? “Ex­ce­len­te, creo que en lo si­co­ló­gi­co y en lo fí­si­co es­toy en uno de mis me­jo­res mo­men­tos, con­ten­to e ilu­sio­na­do. Ayer mi­ra­ba a mi mu­jer y le de­cía que se cum­plió un sue­ño que es­pe­ra­ba hace mu­chos años”, ex-

Una de las ra­zo­nes que lo mo­ti­vó a vol­ver fue la lupa de Piz­zi, que ca­sual­men­te tam­bién apa­re­ció en Pu­dahuel. “Quiero re­cu­pe­rar la Se­lec­ción y ju­gar el Mun­dial”, di­jo el Mau­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.