Cla­ves para ca­char bien los efec­tos de la Ley de In­clu­sión

Mu­chas ve­ces en­ten­der una ley y los efec­tos que es­ta tie­ne cues­ta, más cuán­do tra­ta de la edu­ca­ción de nues­tros pe­ques.

La Cuarta - - PARASERVIRLE -

La Ley 20.845 de in­clu­sión es­co­lar, que re­gu­la la ad­mi­sión de es­tu­dian­tes, eli­mi­na fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do y prohí­be el lu­cro en es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les que re­ci­ben apor­tes del Es­ta­do, im­pac­ta con cuá­ti­ca a to­do el sis­te­ma mix­to de edu­ca­ción es­co­lar. Aho­ra bien, la in­ten­si­dad de los im­pac­tos va­ría si el es­ta­ble­ci­mien­to re­ci­be o no la sub­ven­ción es­ta­tal.

Por lo mis­mo, Na­bor Ca­rri­llo, Economista de la Uni­dad de Es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad

San­to To­más de Osorno y coau­tor del li­bro “Una opor­tu­ni­dad per­di­da. La re­for­ma es­co­lar ba­jo la Ley de In­clu­sión”, se­ña­la que los prin­ci­pa­les efec­tos ne­ga­ti­vos para las fa­mi­lias y los es­ta­ble­ci- mien­tos que re­ci­ben apor­tes del Es­ta­do son pér­di­da de elec­ción, por un la­do, y ca­li­dad y des­fi­nan­cia­mien­to, por otro. Pe­ro ojo­que aquí le te­ne­mos cin­co cla­ves pa’ que no se le pa­se ni una:

■ El sos­te­ne­dor de­ja de ser un ges­tor edu­ca­cio­nal para ser un ad­mi­nis­tra­dor con fuer­te fis­ca­li­za­ción, des­ti­nan­do re­cur­sos a con­ta­do­res y abo­ga­dos en vez que a re­cur­sos edu­ca­ti­vos.

■ Obli­ga­ción de crear una cor­po­ra­ción sos­te­ne­do­ra y ven­der el in­mue­ble.

■ Las fa­mi­lias ya no pue­den es­co­ger el co­le­gio de sus hi­jos, sino que de­pen­den de la suer­te en pro­ce­sos de ad­mi­sión.

■ Pér­di­da de li­ber­tad de en­se­ñan­za para crear co­le­gios o man­te­ner los pro­yec­tos exis­ten­tes.

■ La sub­ven­ción es­ta­tal no com­pen­sa en tér­mi­nos reales el co­pa­go de los pa­dres, em­po­bre­cien­do a los co­le­gios.

La Ley 20.845 im­pac­ta a to­di­to el sis­te­ma mix­to de edu­ca­ción es­co­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.