A Oli­via le lle­van sus re­me­dios pa’ la ca­sa

Mu­jer re­ci­be ayu­da de plan pi­lo­to don­de quí­mi­co far­ma­céu­ti­co lle­ga a su puer­ta con los me­di­ca­men­tos

La Cuarta - - PAÍS - www.la­cuar­ta.com

Oli­via Sil­va tie­ne 51 años y vi­ve en la co­mu­na de El Mon­te. Ha­ce sie­te ca­len­da­rios le diag­nos­ti­ca­ron dia­be­tes me­lli­tus y, co­mo era de es­pe­rar, su vi­da dio un gi­ro en 180 gra­dos.

Adiós a las be­bi­das, ju­gui­tos, pas­te­li­tos y otras tan­tas de­li­cias a las que le hin­có el dien­te du­ran­te gran par­te de su vi­da. Con la si­len­cio­sa en­fer­me­dad en el cuer­po, no le que­dó otra que con­ver­tir­se en de­pen­dien­te de me­di­ca­men­tos pa­ra con­tro­lar su gli­ce­mia y evi­tar los acha­ques que con­lle­va la pa­to­lo­gía.

Y así co­men­zó a tra­tar­se en el Ces­fam de El Mon­te. “Ahí me da­ban la Met­for­mi­na, pe­ro lle­ga­do el mo­men­to no po­día con­ti­nuar con el tra­ta­mien­to, ya que no te­nía tiem­po pa­ra ir a bus­car­los, por el tra­ba­jo. Al fi­nal, per­día los re­me­dios al no po­der re­ti­rar­los”, con­fe­só.

AYU­DA

La his­to­ria de do­ña Oli­via se re­pi­te en mu­chos rin­co­nes del te­rru­ño. Pa­cien­tes que de­jan los tra­ta­mien­tos por fal­ta de tiem­po pa­ra ir a bus­car­los o, sim­ple­men­te, los van a re­ti­rar y los ol­vi­dan en los asien­tos de las sa­las de es­pe­ra de los con­sul­to­rios.

Por ese mo­ti­vo, los ce­re­bri­tos del Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Oc­ci­den­te cra­nea­ron en una so­lu­ción pa­ra el res­pe­ta­ble y, a tra­vés del pro­gra­ma Fo­far (Fon­do de Far­ma­cia), im­ple­men­ta­ron una se­rie de ini­cia­ti­vas pi­lo­to pa­ra en­rie­lar a quie­nes aban­do­na­ron los tra­ta­mien­tos de sus en­fer­me­da­des cró­ni­cas por va­ria­das ra­zo­nes.

Es­tas con­sis­ten en rea­li­zar char­las a la co­mu­ni­dad y ta­lle­res de ad­he­ren­cia a tra­ta­mien­tos, con el cual bus­can in­for­mar a los pa­cien­tes de los ries­gos que tie­ne aban­do­nar los tra­ta­mien­tos y orien­tar res­pec­to a la for­ma ade­cua­da en que se de­ben se­guir.

Ade­más, cuen­tan con aten­ción far­ma­céu­ti­ca do­mi­ci­lia­ria; es de­cir, un quí­mi­co far­ma­céu­ti­co le lle­va los re­me­dios a la ca­sa y ex­pli­ca la for­ma en que se de­be to­mar y le sa­ca todas las du­das.

“Fue de gran pro­ve­cho, por­que me es­ta­ba to­man­do mal los me­di­ca­men­tos. A mí me han orien­ta­do, por­que es­ta­ba au­sen­te de los con­tro­les y me to­ma­ba mal los re­me­dios”, con­tó do­ña Oli­via.

Fi­nal­men­te, agre­ga­ron un sis­te­ma de pre en­va­sa­do, con el cual se les en­tre­gan los re­me­dios y ex­pli­ca de for­ma cla­ra a los pa­cien­tes cuál es el me­di­ca­men­to en­tre­ga­do, la do­sis, cuán­to de­be to­mar y la fe­cha de ven­ci­mien­to del fár­ma­co.

Con es­to la ha­cen más cor­ti­ta en la en­tre­ga, pues el pa­que­ti­to va im­pre­so y se­lla­do con el nom­bre de la per­so­na que lo re­ti­ra.

Pa­ra el di­rec­tor del Ser­vi­cio de Sa­lud Me­tro­po­li­tano Oc­ci­den­te, el Dr. Vla­di­mir Pi­za­rro, el plan fun­cio­nó de pe­ri­lla. “El Fo­far es un pro­gra­ma im­ple­men­ta­do a ni­vel na­cio­nal, pe­ro qui­si­mos im­ple­men­tar co­sas adi­cio­na­les. Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es que los pa­cien­tes cró­ni­cos se com­pen­sen de su en­fer­me­dad. Y ha me­jo­ra­do la sa­lud de ellos. Eso nos po­ne muy con­ten­tos”, ce­rró el doc.

Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es que los pa­cien­tes cró­ni­cos se com­pen­sen de su en­fer­me­dad”. Vla­di­mir Pi­za­rro, di­re SSMO.

Más tran­qui­la Oli­via Sil­va es­tá fe­liz, ya que por la pe­ga no te­nía el tiem­po pa­ra ir a bus­car sus re­me­dios pa­ra su­pe­rar una dia­be­tes me­lli­tus. Aho­ra, gra­cias al pro­gra­ma Fo­far, se los lle­van a la ca­sa.

CARLOS ESCOBAR @la­cuar­ta_­car­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.