TIEMPOS QUE VA­LE TE­NER EN CUEN­TA

La Cuarta - - COMERCIANTE -

- ¿Ca­da cuán­to tiem­po con­vie­ne cam­biar los au­tos de tra­ba­jo?

- Si ki­lo­me­tra­mos mu­cho a un vehícu­lo, es muy pro­ba­ble que las man­ten­cio­nes va­yan en­ca­re­cién­do­se. Un vehícu­lo con 50 mil o 60 mil ki­ló­me­tros tie­ne man­ten­cio­nes gran­des; pe­ro a los 100 o 200 mil ki­ló­me­tros los cos­tos son ma­yo­res, por­que hay más pie­zas me­cá­ni­cas in­vo­lu­cra­das en la man­ten­ción. Si bien es cier­to hay vehícu­los de al­ta y ba­ja man­ten­ción, en ge­ne­ral se re­co­mien­da renovar los vehícu­los co­mer­cia­les a los 200 mil ki­ló­me­tros.

- ¿Se di­fe­ren­cia es­te pla­zo del de los au­tos par­ti­cu­la­res?

- Las di­fe­ren­cias con los vehícu­los par­ti­cu­la­res tie­nen que ver fun­da­men­tal­men­te con el prin­ci­pio ba­jo el cual fue­ron di­se­ña­dos. Es­to quie­re de­cir que el di­se­ño de un au­to par­ti­cu­lar fue con­ce­bi­do pa­ra el trans­por­te del con­duc­tor y un mí­ni­mo de car­ga. De ahí se con­si­gue la sua­vi­dad en el ro­da­do, a di­fe­ren­cia de un vehícu­lo de car­ga, que su sua­vi­dad se con­si­gue mien­tras más car­ga­do es­té.

- ¿Cuál es la vi­da útil pro­me­dio de un vehícu­lo comercial, co­mo car­go box, ca­mio­ne­tas y fur­go­nes?

- La can­ti­dad de años de­pen­de­rá de las ca­rac­te­rís­ti­cas del vehícu­lo. Sin em­bar­go, el común de­no­mi­na­dor es que, en ge­ne­ral, un vehícu­lo que se fac­tu­ra no se ven­da in­me­dia­ta­men­te, sien­do el sis­te­ma de com­pras el que lo sos­tie­ne por lo me­nos dos años. No es ra­ro, por tan­to, que al ter­cer o cuar­to año se es­té pen­san­do en renovar el vehícu­lo comercial pa­ra po­der apro­ve­char el IVA. Con es­to se pri­vi­le­gia el as­pec­to comercial por so­bre lo téc­ni­co. Otro mo­ti­vo po­dría ser que la em­pre­sa exija renovar vehícu­los ca­da cier­ta can­ti­dad de años. Aho­ra bien, con­si­de­ran­do las ca­rac­te­rís­ti­cas y des­gas­te na­tu­ral de la má­qui­na, ade­más de los as­pec­tos de com­pra y ven­ta, y con­si­de­ran­do las man­ten­cio­nes que hay que ha­cer, se po­dría se­ña­lar que la vi­da útil pro­me­dio es de tres a cua­tro años. Sin em­bar­go, es bueno po­ner aten­ción a las se­ña­les que da el to­co­mo­cho cuan­do es­tá gua­tean­do. “Pro­duc­to del des­gas­te pue­de ha­ber gol­pes en el sis­te­ma de di­rec­ción a cau­sa de amor­ti­gua­do­res ma­los, ban­de­jas ma­las, go­mas que se van des­gas­tan­do, en­tre otros. Tam­bién se po­dría dar una pér­di­da de po­ten­cia en el mo­tor, de­bi­do al ki­lo­me­tra­je. Ya con 200 mil ki­ló­me­tros el des­gas­te del mo­tor es ma­yor que cuan­do es­ta­ba nue­vo, por lo que se re­co­men­da­ría la re­no­va­ción”, ex­pli­ca Jor­ge Ochi­pin­ti, di­rec­tor de ca­rre­ras Área Me­cá­ni­ca Ina­cap Con­cep­ción-Tal­cahuano.

Res­pec­to de los do­cu­men­tos, es ne­ce­sa­rio guar­dar­los, ya que tie­nen un al­to trán­si­to. “No es ra­ro que es­tos vehícu­los que­den con al­gún ‘de­ta­lle’ de pos­ven­ta, por lo mis­mo, es in­dis­pen­sa­ble te­ner los do­cu­men­tos que acre­di­ten fe­cha, ho­ra y lu­gar de la transac­ción, en­tre otros as­pec­tos”, re­ma­cha el do­cen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.