Da­tos pa’ que la vuel­ta a cla­ses no se con­vier­ta en una pe­sa­di­lla

La Cuarta - - PAÍS - Por Ale­xis To­rres Ur­zúa

Las dos se­ma­nas de vacaciones de invierno no se com­pa­ran con los ca­si tres me­ses de des­can­so es­ti­val, por­que evi­den­te­men­te son más cor­te­lis y por­que al­gu­nos pa­pi­tos usan es­te aro aro pa­ra re­or­ga­ni­zar aca­dé­mi­ca­men­te la se­gun­da pa­ti­ta del año es­co­lar de sus críos.

Así y to­do, el regreso a cla­ses en el se­gun­do se­mes­tre im­pli­ca al­go más que las ga­nas. La di­re de la Es­cue­la de Psi­co­lo­gía de la U. del Pa­cí­fi­co, Car­men Gu­tié­rrez, plan­tea que lo más im­por­tan­te pa­ra re­to­mar la ru­ti­na de los ma­teos es con­ver­sar sin ro­deos el cam­bio que vie­ne.

“Los pa­dres de­ben plan­tear­les a los ni­ños de qué ma­ne­ra su ru­ti­na co­ti­dia­na se va a ver afec­ta­da y pro­yec­tar­les có­mo va a ser su ru­ti­na más ade­lan­te, por ejem­plo, en re­la­ción a la ho­ra de acos­tar­se y de le­van­tar­se”, in­di­ca la psi­có­lo­ga La pro­fe­sio­nal agre­ga que “es bueno ir acor­tan­do los ho­ra­rios de tras­no­che de los ni­ños, pa­ra que se va­yan acos­tum­bran­do a acos­tar­se y le­van­tar­se más tem­prano”.

So­bre có­mo tran­sar y acor­dar es­tas nue­vas ru­ti­nas con los hi­jos, la es­pe­cia­lis­ta de la “U” pe­lo­lais suel­ta que se de­be te­ner cla­ro que no to­do es ne­go­cia­ble, ni tran­sa­ble ni de­fi­ni­ble por los bro­qui­tas. “Hay cier­tos es­pa­cios y co­sas que de­ben ser de­fi­ni­das por los pa­dres. Lo úni­co que se de­be ne­go­ciar es la for­ma en que se im­ple­men­ta la nor­ma de­fi­ni­da por los pa­dres, pe­ro no la nor­ma en sí”, con­clu­ye Car­men Gu­tié­rrez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.