CON­DO­MI­NIO CON GUAR­DIA DE TRA­PO: LA­DRO­NES LO TE­NÍAN DE CA­SE­RO

Lo des­tru­yó por­que a ve­ci­nos víc­ti­mas de ro­bo les pa­re­ció una ver­güen­za

La Cuarta - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Hi­ce al mu­ñe­co pa­ra que me hi­cie­ra com­pa­ñía y no es­tar só­lo”.

Luis Vás­quez, guar­dia.

Han en­tra­do a ro­bar va­rias ve­ces en mu­chas ca­sas de la vi­lla”.

Daniel Véliz, ve­cino.

La in­mo­bi­lia­ria due­ña del sec­tor por don­de se me­te­rían los la­dro­nes a la vi­lla in­for­mó que la em­pre­sa de se­gu­ri­dad que les pres­ta ser­vi­cios re­for­za­rá las ron­das de guar­dias.

Un lo­te de ve­ci­nos de la vi­lla La Ca­pi­lla, de Pa­dre Hur­ta­do, hi­zo pú­bli­co que los la­dro­nes los te­nían de ca­se­ros, y acu­sa­ron la po­ca se­gu­ri­dad que hay en la ter­ce­ra eta­pa de la po­bla­ción que aún no ha si­do en­tre­ga­da por la in­mo­bi­lia­ria Pé­rez Yo­ma.

Lo cuá­ti­co de la his­to­ria es que los afec­ta­dos, jun­to a un equi­po de Chi­le­vi­sión, fue­ron de no­che a ver en qué es­ta­ban los guar­dias a car­go de las ca­sas que aún no han si­do ha­bi­ta­das y sen­ta­do en el pues­to de vi­gi­lan­cia ha­lla­ron a un ma­de­ro con len­tes, go­rro y un po­le­rón; una es­pe­cie de es­pan­ta­pá­ja­ros cu­ya mi­sión era... ¡in­ti­mi­dar de­lin­cuen­tes!

Tam­bién fue en­tre­vis­ta­do el guar­dia de car­ne y hue­so, Luis Vás­quez, quien de­cla­ró que “el mu­ñe­co lo hi­ce yo y me ayu­da en el día mien­tras voy a re­gar, ahí lo de­ja­ba afue­ra”.

GUAR­DIA

La di­fu­sión del “sim­pá­ti­co” mono cau­só in­dig­na- ción en­tre los ve­ci­nos y es­tu­por y ri­sa en­tre la gen­te que lo vio en re­des so­cia­les en don­de se vi­ra­li­zó. Por eso mis­mo fui­mos a ha­blar con el crea­dor del “Fran­kens­tein de Pa­dre Hur­ta­do”.

Jun­to a la ga­ri­ta que cui­da la ter­ce­ra eta­pa de la vi­lla de ca­sas de tres mil 200 UF, pi­lla­mos a Luis, quien jun­to a un jo­ven com­pa­ñe­ro y los pe­rros Ram­bo, Ne­gra, Cho­lo y Mi­re­lla, ca­len­ta­ba una olli­ta en un bra­se­ro.

El hom­bre de 61 años nos con­tó que vi­ve en Pe­ña­flor con su se­ño­ra y que siem­pre ha tra­ba­ja­do co­mo maes­tro ex­ca­va­dor en la con­tru, pe­ro aho­ra lle­va diez me­ses co­mo vi­gi­lan­te de la obra.

So­bre su mu­ñe­co nos di­jo que “lo fa­bri­qué pen­san­do en que sea una com­pa­ñía pa­ra mí, tra­je un pe­da­ci­to de pa­lo de eu­ca­lip­tus, le pu­se un cas­qui­to, las ga­fi­tas y me que­do bo­ni­to, le te­nía ca­ri­ño y lo tu­ve que des­ar­mar des­pués que sa­lió en la te­le por­que la gen­te re­cla­mó, y yo lo te­nía pa­ra que me hi­cie­ra com­pa­ñía, aho­ra lo echo de me­nos”.

Aún así, el guar­dia tam­bién re­co­no­ció la hi­pó­te­sis que in­dig­nó a los ve­ci­nos. Di­jo que “lo hi­ce más que to­do por­que cuan­do me me­tía pa­ra aden­tro (de la vi­lla) o en la no­che, cuan­do me iba (pa­ra la ca­sa), se vie­ra al­go pa­re­ci­do a una per­so­na (cui­dan­do)”.

EXA­GE­RA­DOS

En cuan­to a las de­nun- cias de in­se­gu­ri­dad, Vás­quez di­jo que son exa­ge­ra­das y afir­mó que du­ran­te el día y la no­che hay tur­nos de dos guar­dias, pe­ro se­gún los ve­ci­nos eso se ha­bría im­ple­men­ta­do lue­go de la de­nun­cia.

Daniel Véliz vi­ve en la vi­lla y con­tó que los ra­te­ros se me­ten por la par­te que aún no ha si­do en­tre­ga­da y que en su ca­so le ro­ba­ron el ca­le­fón, aun­que la cons­truc­to­ra se lo re­pu­so.

En tan­to, Fran­cis­ca Ja­ra tie­ne un al­ma­cén en su ca­sa y le pres­tó ro­pa al pa­pá del mu­ñe­co por­que, se­gún ella, no es su cul­pa la po­ca do­ta­ción de guar­dias que hay en la ter­ce­ra eta­pa y só­lo qui­so apa­ren­tar más con­tin­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.