Pre­si de ca­mio­ne­ros de Val­po: “La se­ña­lé­ti­ca a ve­ces con­fun­de”

La Cuarta - - PAÍS - PE­DRO GA­RRI­DO Corresponsal de Val­pa­raí­so

Raúl To­ro se­guía con­mo­cio­na­do. Du­ran­te to­da la ma­ña­na de ayer con­tes­tó pre­gun­tas so­bre el mo­men­to más di­fí­cil en su ca­rre­ra co­mo cho­fer de mi­cro en Vi­ña. Un im­pac­tan­te ac­ci­den­te que ter­mi­nó con la vi­da de un ca­mio­ne­ro y de­jó 12 le­sio­na­dos.

Eran las 8.50 del lu­nes en la in­ter­sec­ción de 15 Nor­te con Ales­san­dri. To­ro es­pe­ra­ba la luz ver­de pa­ra con­ti­nuar con su re­co­rri­do. Una pa­sa­je­ra le di­jo que que­ría ba­jar­se en el se­má­fo­ro. El con­duc­tor se ne­gó a abrir­le la puer­ta. Nun­ca pen­só que esa de­ci­sión le sal­va­ría la vi­da a la jo­ven. “Sen­tí el gol­pe y lo úni­co que ati­né fue a to­mar el vo­lan­te con las dos ma­nos y do­blar­lo to­do ha­cia la iz­quier­da”, con­tó.

“Sen­tí que el bus gi­ra­ba y gi­ra­ba, lue­go me di cuen­ta que era yo el que es­ta­ba vo­lan­do den­tro de la má­qui­na. Lo­gré sa­lir y me acer­qué a una per­so­na pa­ra que me di­je­ra si el cor­te que te­nía en la ca­be­za era muy gran­de y co­men­cé a ayu­dar a mis pa­sa­je­ros, jun­to al per­so­nal del Samu”, aña­dió el con­duc­tor.

EL DESEN­LA­CE

Al ba­jar­se de la mi­cro di­men­sión el ac­ci­den­te. El ca­mión que lo ha­bía arras­tra­do has­ta vol­car­se es­ta­ba in­crus­ta­do en un mu­ro de las bo­de­gas de una tien­da del Mall Ma­ri­na Arauco. Jo­sé Egido, pre­si de la Fe­de­ra­ción de Due­ños de Ca­mio­nes de la Quin­ta Re­gión, ex­pli­có que si bien hay que es­pe­rar el in­for­me téc­ni­co de la SIAT de Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra ca­char los mo­ti­vos del ac­ci­den­te, ade­lan­tó que en la ac­tua­li­dad exis­te una se­rie de fa­len­cias que fa­ci­li­tan es­te ti­po de ac­ci­den­tes. “No pue­de ser que a lo lar­go del país ca­da mu­ni­ci­pio ten­ga un re­gla­men­to di­fe­ren­te pa­ra nor­mar el to­ne­la­je, ho­ra­rio y otras obli­ga­cio­nes de los ca­mio­nes que in­gre­san a las ciu­da­des. Urge le­gis­lar pa­ra crear un re­gla­men­to co­mún pa­ra el in­gre­so”, ase­gu­ra. Agre­gó que “es im­po­si­ble que un con­duc­tor co­noz­ca la or­de­nan­za mu­ni­ci­pal de ca­da una de las ciu­da­des en las que de­be tra­ba­jar. En Vi­ña del Mar es una, pe­ro si al día si­guien­te de­be via­jar a Co­quim­bo es otra to­tal­men­te di­fe­ren­te”.

De igual for­ma hi­zo hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ha­cer una re­vi­sión com­ple­ti­ta y si­gi­lo­sa de la se­ña­lé­ti­ca, ya que, se­gún Egido, “mu­chas ve­ces con­fun­de a los con­duc­to­res, está desac­tua­li­za­da o bien po­co vi­si­ble”.

Y ade­lan­tó que pe­di­rá una reunión con los al­cal­des de to­das las co­mu­nas de la Quin­ta Re­gión pa­ra per­fec­cio­nar aque­llos as­pec­tos que per­mi­tan dis­mi­nuir la ocu­rren­cia de es­te ti­po de ac­ci­den­tes.

Raúl To­ro re­la­ta el mo­men­to que la má­qui­na de trans­por­te lo gol­peó: “Sen­tí que el bus gi­ra­ba y gi­ra­ba, lue­go me di cuen­ta que era yo el que es­ta­ba vo­lan­do den­tro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.