¡Ba­te­ro les ba­ja el es­trés a los ti­ta­nes a pun­ta de tam­bo­res!

A tra­vés del pro­yec­to “Tam­bo­res del Al­ma”, del mú­si­co na­cio­nal Pe­dro Gree­ne HA­CE SEIS AÑOS, EL DES­TA­CA­DO PER­CU­SIO­NIS­TA CREÓ UNA EX­PE­RIEN­CIA CO­LEC­TI­VA QUE HA LLA­MA­DO LA ATEN­CIÓN Y QUE HA CAU­SA­DO MU­CHO IN­TE­RÉS EN LAS ÁREAS DE RE­CUR­SOS HU­MA­NOS DE DI­VER­SAS EM

La Cuarta - - TALENTO DE TITÁN -

El pro­yec­to se lla­ma “Tam­bo­res del Al­ma” y fue crea­do por el ca­po de la ba­te­ría Pe­dro Gree­ne, in­te­gran­te de “La Ma­rra­que­ta” y fun­da­dor de las mí­ti­cas ban­das “Los Blops” y “Co­me­ta”.

La idea na­ció en ba­se a los ‘Drum Cir­cle’ en Es­ta­dos Uni­dos, que ofre­ce apren­der a to­car tam­bo­res, sol­tar­se y en­tre­gar­se al rit­mo de la per­cu­sión. La di­ná­mi­ca de la mo­vi­da pro­po­ne igual­dad pa­ra to­dos quie­nes vi­ven la ex­pe­rien­cia “y un sen­ti­do de co­mu­ni­dad, con el úni­co im­pul­so de com­par­tir rit­mo y so­ni­dos con otros. Sin je­rar­quías”, cuen­ta el ar­tis­ta.

Tan co­to­ta ha si­do la ex­pe­rien­cia del mú­si­co, que va­rias em­pre­sas de to­do ti­po lo han lla­ma­do pa­ra que los tra­ba­ja­do­res apo­rreen los tam­bo­res, en­tre las que se en­cuen­tran cons­truc­to­ras. Es­to ha per­mi­ti­do que Pe­dro pon­ga la ba­que­ta

en el mun­do de los ‘coaching’, que es un mé­to­do pa­ra en­tre­nar a las per­so­nas y a los equi­pos pa­ra cum­plir nue­vos ob­je­ti­vos de tra­ba­jo. - ¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con los ti­ta­nes de la cons­tru?

- Ha si­do una be­lla opor­tu­ni­dad de com­par­tir mi pro­pia vi­ven­cia de ar­tis­ta en la prác­ti­ca, con per­so­nas que no son ne­ce­sa­ria­men­te mú­si­cos, de sen­tir­los co­mo co­le­gas, co­mo pa­res, muy con­cen­tra­dos en lo­grar un lin­do re­sul­ta­do mu­si­cal. Se ge­ne­ra una co­rrien­te ener­gé­ti­ca y de per­te­nen­cia gru­pal que pro­du­ce mu­cha ale­gría.

- ¿Có­mo to­man los ti­ta­nes es­to de re­la­jar­se to­can­do el tam­bor e in­ter­ac­tuar con sus com­pi­pas?

- El re­la­jo lo to­man con una gran dis­po­si­ción, me parece que has­ta lo agra­de­cen. Es un es­pa­cio de si­len­cio, de pau­sa, de des­can­so que cam­bia la pro­pia sen­sa­ción del cuer­po y de có­mo es­toy pa­ra­do aquí, a la par de ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra, in­me­dia­ta­men­te, con­cen­trar­se en una prác­ti­ca que re­que­ri­rá de su aten­ción y una aler­ta más fina. El es­tar sen­ta­dos cer­qui­ta ca­da uno con su tam­bor es una ex­pe­rien­cia de por sí muy en­tre­te­ni­da, iné­di­ta y sor­pren­den­te.

VA­RIAS EM­PRE­SAS SE RE­PI­TEN EL PLA­TO

-

¿Se ge­ne­ra al­gu­na di­ná­mi­ca en­tre los so­ci­tos?

- La di­ná­mi­ca ge­ne­ra aso­cia­cio­nes, subequi­pos o sec­cio­nes de coope­ra­ción mu­tua en que la ne­ce­si­dad es es­tar muy aten­tos unos a los otros. A su vez, son so­por­te fun­da­men­tal pa­ra el re­sul­ta­do del con­jun­to. Ca­da sec­ción y ca­da uno de los in­te­gran­tes son pie­zas cla­ve pa­ra el re­sul­ta­do to­tal.

- ¿Có­mo ven el tam­bor al ter­mi­nar el ca­rre­te?

- El tam­bor es un ob­je­to que ha es­ta­do siem­pre li­ga­do a la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. De al­gu­na ma­ne­ra nos ha acom­pa­ña­do en ce­le­bra­cio­nes, mú­si­ca, fies­tas, oraciones y ce­re­mo­nias. El ser hu­mano abra­za un tam­bor y es co­mo si hi­cie­ra una fo­ga­ta. Se co­nec­ta con al­go en su in­te­rior y le es muy fa­mi­liar. Sue­na me­dio eso­té­ri­co lo que digo, pe­ro es cier­to. Eso es lo que les acon­te­ce a las per­so­nas que to­man un tam­bor.

- ¿Y có­mo que­dan los ti­ta­nes des­pués de la ex­pe­rien­cia. Te ha ocu­rri­do que la cons­truc­to­ra te vuel­ve a lla­mar?

- El fi­nal es nor­mal­men­te un gri­to de jú­bi­lo. Des­pués te abra­zan y te agra­de­cen. Que­da una ge­nui­na sen­sa­ción de ha­ber con­clui­do una ex­ci­tan­te y en­tre­te­ni­da aven­tu­ra en equi­po. Va­rias em­pre­sas se re­pi­ten el pla­to.

Los ti­ta­nes que­dan ja­pi con el apo­rreo de los tam­bo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.