¡La­drón pi­dió per­mi­so pa­ra ir al baño y se echó el po­llo!

Como es­ta­ba sin es­po­sas al sa­lir del WC em­pu­jó a una ca­bo que lo vi­gi­la­ba

La Cuarta - - CRÓNICA - SE­BAS­TIÁN FONCEA @la­cuar­ta_­fon­cea

Pa­tri­cio Ara­ya Con­tre­ras, has­ta ayer, era un la­drón co­mún y co­rrien­te que pa­sa­ba pio­la en­tre su casa y la ca­na, pe­ro su amor por la li­ber­tad fue más fuer­te que el sen­ti­do co­mún, y se hi­zo fa­mo­so. El ti­po de 30 años, de­te­ni­do por una orden de apren­sión pen­dien­te por ro­bo en lu­gar no ha­bi­ta­do y hur­to, dis­fru­ta­ba de las co­mo­di­da­des del ca­la­bo­zo de la 33ª Co­mi­sa­ría de Ñu­ñoa, ubi­ca­da en ca­lle Gui­ller­mo Mann, cuan­do a las 22.15 del mar­tes si­mu­ló que le do­lía la gua­ta y que sus ga­nas de eva­cuar eran más gran­des que su amor por los bie­nes aje­nos.

Ha­bía dos ca­bos a car­go de su vi­gi­lan­cia y le die­ron per­mi­so, por eso una fun­cio­na­ria lo acom­pa­ñó has- ta el baño ubi­ca­do muy cer­ca de la puer­ta de sa­li­da del cuar­tel po­li­cial. Lo de­jó en­trar a las ca­si­tas y se ins­ta­ló a es­pe­rar un tiempo que pre­su­mió que se­ría bre­ve, por­que el impu­tado no te­nía na­da pa­ra leer.

Un pun­to im­por­tan­te en el re­la­to es que el la­drón mi­de más de un me­tro 80 y es ma­ce­tea­do, por eso cuan­do aban­do­nó el sa­ni­ta­rio no le cos­tó de­jar fue­ra de com­ba­te a la ca­bo, a quien em­pu­jó pa­ra sa­lir co­rrien­do ha­cia la ca­lle.

El ra­te­ro, pre­sun­ta­men­te, apre­tó ca­che­te a la cer­ca­na po­bla­ción Exe­quiel Fer­nán­dez, en don­de los afli­gi­dos ca­ra­bi­ne­ros cen­tra­ron los ope­ra­ti­vos de búsqueda que has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción no ha­bían te­ni­do éxi­to.

El ma­yor Clau­dio Ro­sa­les, en la misma co­mi­sa­ría, in­for­mó que en el momento de la fu­ga “ha­bía dos ca­ra­bi­ne­ros, (el de­te­ni­do) no es­ta­ba es­po­sa­do por­que los pro­to­co­los que exis­ten in­di­can que al in­te­rior de los ca­la­bo­zos no tie­nen que es­tar es­po­sa­dos, y no ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen que ir es­po­sa­dos al baño, por­que ob­via­men­te tie­nen que ha­cer sus ne­ce­si­da­des sin es­po­sas”.

Pa­ra ca­char el pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad que ha­bría evi­ta­do una fu­ga de ese ti­po, ha­bla­mos con el di­ri­gen­te na­cio­nal de la ANFUP de Gendarmería, Pa­tri­cio Pro­vos­te.

“En esos ca­sos en Gendarmería no se les sa­ca las es­po­sas, por­que cuan­do los impu­tados es­tán a car­go de no­so­tros usa­mos gri­lle­tes, que son di­fe­ren­tes a las es­po­sas por­que van en los to­bi­llos y las mu­ñe­cas y es­tán uni­dos. Le po­de­mos sol­tar una mano, no así ca­ra­bi­ne­ros que só­lo usan es­po­sas. Creo que co­me­tie­ron una fal­ta al sa­car­le las es­po­sas, o pu­do ha­ber in­gre­sa­do un ca­ra­bi­ne­ro con el impu­tado al baño”, co­men­tó.

RE­CAP­TU­RA­DO

En Puer­to Montt pa­só al­go si­mi­lar, lue­go que un hom­bre que los ver­des lle­va­ron a la co­mi­sa­ría pa­ra rea­li­zar­le un con­trol de iden­ti­dad se fu­gó, aun­que fue re­cap­tu­ra­do.

Al sa­lir del baño, el ma­ce­tea­do la­drón em­pu­jó a la ca­bo que lo vi­gi­la­ba y apre­tó ca­che­te ha­cia la cer­ca­na po­bla­ción Exe­quiel Fer­nán­dez, de Ñu­ñoa.

www.la­cuar­ta.com

Vi­sí­te­nos en Pa­tri­cio Ara­ya es al­to y For­ni­do for­ni­do, por eso pu­do a la ca­ra­bi­ne­ra que lo de­jar fue­ra de com­ba­te vi­gi­la­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.