“HA­CE OCHO AÑOS QUE NO VEO A MI PA­PÁ”

Mar­ce­lo Díaz rom­pió el si­len­cio y se con­fe­só con “El Cu­bo” de CHV. Ahí con­tó es­tar dis­tan­cia­do de su pa­dre, aun­que ya lo per­do­nó por ha­ber­lo aban­do­na­do. “Aho­ra quie­ro ver­lo y dar­le un abra­zo”, sol­tó Ca­re­pa­to en­tre lá­gri­mas.

La Cuarta - - DEPORTES - EDUARDO RO­JAS @la­cuar­ta_­ro­jas

Sin du­da Mar­ce­lo Díaz fue el per­so­na­je que más mar­có a la Ro­ja en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, tras el error que co­me­tió en la fi­nal an­te Ale­ma­nia y que cos­tó per­der el tor­neo por la cuen­ta mí­ni­ma an­te el gi­gan­te eu­ro­peo.

Si bien el “Ca­re­pa­to” no le sa­có el que­te­je­di a la je­rin­ga des­pués del con­do­ro y dio ca­ra an­te los me­dios, lue­go de sus va­ca­cio­nes le pu­so mu­te a la co­me pan y so­lo rom­pió el si­len­cio en una en­tre­vis­ta ín­ti­ma pa’l pro­gra­ma “El Cu­bo”, de Chi­le­vi­sión.

En el es­pa­cio que se­rá trans­mi­ti­do hoy des­de las 22.30 ho­ras, Díaz se mos­tró más trans­pa­ren­te que vod­ka pu­ri­tano y abrió su cuo­re con cuá­ti­ca.

Ahí re­cor­dó el do­lo­ro­so sui­ci­dio de su her­mano seis años ma­yor, Gon­za­lo, ha­ce 14 años, lo que sig­ni­fi­có el tér­mino de su in­fan­cia “por to­do lo que sig­ni­fi­có su par­ti­da”. Y tam­bién re­ve­ló otra de su ma­yo­res pe­nas en la vi­da.

Un año des­pués de lo ocu­rri­do con su bro­der, su tai­ta de­ci­dió ir­se de la casa y aban­do­nar a su ma­dre. Y de pa­so tam­bién a él, que car­ga­ba con el do­lor de la par­ti­da de Gon­za­lo.

“Yo te­nía 17. Es­ta­ba más ma­du­ro. Y el hecho que se ha­ya ido de la casa no te- nía ló­gi­ca. Él me di­jo que se iba a ir por­que te­nía otra mu­jer pa­ra ha­cer su vi­da. Yo no en­ten­día na­da. Le de­cía que no. Pe­ro se fue. Yo in­ten­té con­ven­cer­lo. Ima­gi­na que tu pa­dre te di­ga eso... fue cho­can­te. Yo con él com­par­tía to­do, só­lo que­ría que si­guie­ra. Ni si­quie­ra mis sú­pli­cas sir- vie­ron”, desem­bu­chó el oriun­do de Pa­dre Hurtado, que no pu­do con­te­ner las lá­gri­mas al re­cor­dar el quie­bre con su pro­ge­ni­tor.

De hecho, “Ca­re­pa­to” sol­tó que de­jó de te­ner con­tac­to con él por­que “las co­sas se com­pli­ca­ron mu­cho”, so­bre to­do al ver su­frir tan­to a su ma­dre Ma­ría de los Do­lo­res Ro­jas.

Aun­que el hecho de ser pa­dre por par­ti­da do­ble y ana­li­zar que no le gus­ta­ría que sus hi­jos lo de­jen de ver, dio vuel­ta la vo­lun­tad del Che­lo, quien quie­re re­to­mar la re­la­ción con su tai­ta.

“Hoy con mi pa­pá es­toy en stand by. No lo veo ha­ce ocho años, pe­ro ya lo per­do­né. Es­toy es­pe­ran­do el momento pa­ra ver­lo. Es lo que quie­ro ha­cer. Me vi­ne a Chi­le (en sus va­ca­cio­nes) con esa misión. Le da­ré un abra­zo, es lo pri­me­ro. Quie­ro ver­lo y sa­ber que es­tá bien”, re­ma­tó un la­cri­mó­geno Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.