JUS­TIN SE HI­ZO EVAN­GÉ­LI­CO: EL PRIMER DÍA SA­LIÓ DE IGLE­SIA Y ATRO­PE­LLÓ A DOS

IM­PEN­SA­DO: CAN­TAN­TE ATRO­PE­LLÓ A FO­TÓ­GRA­FO Y, EN VEZ DE VI­RAR, LE PRES­TÓ AYU­DA

La Cuarta - - PORTADA -

El po­lé­mi­co Jus­tin Bie­ber quie­re de­jar atrás su fa­ma de mal­por­ta­do y, pa­ra eso, ha to­ma­do se­rias me­di­das, co­mo de­jar lo que le res­ta­ba de su gi­ra mun­dial y to­mar un ca­mino ilu­mi­na­do por la fe.

Cla­ro, pues ayer sor­pren­dió con una ines­pe­ra­da reac­ción, muy aje­na a su es­ti­lo de chi­co ma­lo. Ca­che que el can­tan­te atro­pe­lló a un pa­pa­raz­zi que lo es­pe­ra­ba a la salida de la igle­sia Hill­song, de ca­rác­ter pen­te­cos­tal, don­de cul­ti­va­ba su al­ma.

El ru­cio, en vez de ace­le­rar y sa­lir ra­ja­do, se ba­jó de su ca­mio­ne­ta preo­cu­pa­do a ver al ma­lo­gra­do fo­tó­gra­fo, en un ac­to de mi­se­ri­cor­dia pu­ro, al­go nun­ca vis­to en el ar­tis­ta de 23 pe­pas.

Es que la trans­for­ma­ción del ca­na­dien­se es cahuín obli­ga­do en to­do el mun­do, y sin­ce­ra­men­te no es pa’ me­nos.

Ha­ce só­lo dos días, el in­tér­pre­te anun­ció la can­ce­la­ción de las 15 fe­chas que le res­ta­ban del “Pur­po­se World Tour”, la misma gi­ra que lo tra­jo en mar­zo a nues­tro te­rru­ño.

Du­ran­te la jor­na­da del miér­co­les y de ayer, el por­tal grin­go TMZ, sa­peó que Bie­ber ha­bría su­fri­do un des­per­tar es­pi­ri­tual y que aho­ra to­das sus de­ci­sio­nes son ase­so­ra­das por su guía.

Es­te hom­bre de luz se­ría Carl Lenz, fun­da­dor y pas­tor del tem­plo Hill­song, el mis­mo del cual Jus­tin iba sa­lien­do de re­zar an­tes del atro­pe­llo.

Ade­más, el mis­mo por­tal sa­pio­la ase­gu­ró que Lenz le acon­se­jó al in­tér­pre­te de “Sorry” que no de­ja­ra los es­ce­na­rios pa­ra siem­pre, só­lo que usa­ra es­te tiem­po co­mo una eta­pa de re­fle­xión.

La re­la­ción en­tre Carl Lenz y Jus­tin se­ría tan cer­ca­na, que pa­ra el jo­ven ar­tis­ta su pas­tor es prác­ti­ca­men­te co­mo un se­gun­do padre, de­bi­do a la cer­ca­nía que han cul­ti­va­do.

Ca­be me­cio­nar que la fa­mi­lia del ca­na­dien­se es cris­tia­na, y que él siem­pre ha di­cho ser un fer­vien­te cre­yen­te, aun­que nun­ca an­tes su acer­ca­mien­to ha­bía sido tan real con al­gún cre­do.

O al me­nos no en los úl­ti­mos años, pues en su des­per­tar mu­si­cal, el tam­bién ba­te­ris­ta in­ter­pre­ta­ba va­rios te­mo­nes vin­cu­la­dos a la fe, pa­ra lue­go dar pa­so a la com­po­si­ción de sus pro­pias canciones de cor­te más pop.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.