CUI­DA­DOR DE AU­TOS HON­RA­DO DE­VOL­VIÓ 700 LU­CAS Y LO PRE­MIA­RON CON 2 PA­LOS

Tui­te­ra lo tra­tó de “ca­gao” por do­nar­le 500 lu­cas a cui­da­dor de au­tos y el em­pre­sa­rio le pi­dió res­pe­to en la ci­ber­chá­cha­ra

La Cuarta - - PORTADA - PAU­LA SARZOSA V. Corresponsal en Con­cep­ción

Ri­car­di­to Sie­rra (28) es­ta­ba mé­ta­le “de­le, de­le” en la ma­ña­na del miér­co­les. Una jor­na­da más en su pe­ga co­mo cui­da­dor de au­tos. Pe­ro to­do cam­bió cuan­do vio en el sue­lo un tu­rro de bi­lle­tes que le ha­cía oji­tos. Eran 700 lu­cas. Que­dó con los ojos co­mo hue­vo fri­to.

Pe­ro el Ri­chard es fa­mo­so en San Pe­dro de la Paz, Re­gión del Bio­bío, por su can­di­dez y ho­nes­ti­dad. “Pen­sé que po­dría com­prar­me un au­to, pe­ro al­ti­ro pen­sé que eso no se ha­ce. Si no es pla­ta lim­pia, no me la pue­do de­jar. Me que­dé pio­li­ta, no le con­té a na­die”, ex­pli­có.

Y pa­ra de­jar cla­ro que él no es de los tri­gos su­cios, pes­có la pla­ta y se la en­tre­gó a un guar­dia del su­per­mer­ca­do don­de tra­ba­ja. Lue­go fue­ron a Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra en­tre­gar­la y se lle­va­ron otra sor­pre­sa: el di­ne­ro per­te­ne­cía a un ver­de que se ga­na los po­ro­tos en la co­mu­na.

“Voy a ser siem­pre hon­ra­do y si vuel­vo a en­con­trar pla­ta lo vol­ve­ría a ha­cer; nun­ca voy a cam­biar. Se­ré igual que siem­pre, hu­mil­de. Dio­si­to te­nía un re­ga­lo pa­ra mí”, se­ña­ló el ho­nes­to cui­da­dor de pa­pús.

Su ma­dre, Noe­mí Za­pa­ta, se­ña­ló que “me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so to­do es­to. No es­pe­rá­ba­mos tan­to ca­ri­ño de la gen­te y del su­per­mer­ca­do Vers­luys. Allá lo co­no­cen des­de ni­ño y le tra­je­ron tres ca­jas de mer­ca­de­ría y una tor­ta a elec­ción de él”.

CAM­PA­ÑA

La his­to­ria no aca­ba ahí. El em­pre­sa­rio An­dró­ni­co Luk­sic ca­chó el ac­to de Ri­car­di­to y a tra­vés de Twit­ter lo fe­li­ci­tó y de­ci­dió re- ga­lar­le 500 lu­qui­tas.

Ade­más, el due­ño de Ca­nal 13 par­ti­ci­pó de una cam­pa­ña en re­des sociales don­de jun­ta­ron más de dos pa­los pa­ra el jo­ven. “Un ejem­plo de ho­nes­ti­dad”, es­cri­bió el em­pre­sa­rio.

Pe­ro pa­ra mu­chos usua­rios nun­ca es su­fi­cien­te. Una de ellos, Lorena Me­di­na, in­cre­pó al mag­na­te por su do­na­ción: “vie­jo ca­gao, es­tás po­dri­do en pla­ta y ofre­ces esa mi­se­ria, ofré­ce­le que te ase­so­re en va­lo­res y hu­ma­ni­dad“, es­cri­bió in­dig­na­da.

El “Tío Luk­sic” no ca­lló. “Lorena, cuán­to dio us­ted? Le su­gie­ro pe­dir una ase­so­ría pa­ra man­te­ner el res­pe­to en las con­ver­sa­cio­nes. Sa­lu­dos”.

Y tam­bién le de­di­có pa­la­bras a tra­vés de un vi­deo: “Un sa­lu­do muy es­pe­cial pa­ra Ri­car­do Sie­rra por lo que hi­zo, de­vol­vien­do el di­ne­ro. Yo creo que es un ejem­plo ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te pa­ra to­dos”.

Ri­car­do Sie­rra en­con­tró 700 mil pe­sos ba­jo un au­to y se los de­vol­vió a su due­ño, un ca­ra­bi­ne­ro que se ga­na los po­ro­tos en San Pe­dro de La Paz.

Dios es su co­pi­lo­to Ri­car­do es de ver­dad y quie­re ayu­dar a su her­ma­na que es­tu­dia pa­ra ser pe­lu­que­ra. Su ma­mi (en la fo­to) es­tá or­gu­llo­sa del jo­ven.

Se pu­so Don An­dro se pu­so con 500 mil pe­sos pa­ra el ho­nes­to tra­ba­ja­dor. “Es un ejem­plo, es­cri­bió en la red so­cial del pá­ja­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.