MU­JE­RES ASE­SI­NA­DAS

La Cuarta - - DEPORTES -

qué se de­be ha­cer pre­ven­ción en el au­la y a tem­pra­na edad.

-Por eso ini­cia­ti­vas co­mo la “Ley An­to­nia” son ne­ce­sa­rias...

- Co­mo ONG siem­pre he­mos apo­ya­do las cau­sas que es­tán a fa­vor de le­gis­lar o la vio­len­cia en el po­lo­leo re­la­cio­nes sin con­vi­ven­cia. De he­cho con la Fun­da­ción An­to­nia es­ta­mos tra­ba­jan­do al­gu­nos te­mas, su­man­do es­fuer­zos. Sin em­bar­go, son mu­je­res más afec­ta­das des­de los 18 has­ta los 35 años.

- ¿Y los hom­bres? ¿Su­fren de vio­len­cia?

- Aun­que la ma­yor con­cen­tra­ción del maltrato es ha­cia los la mu­jer (más del 80% en ca­sos de VIF), úl­ti­ma­men­te ha sa­li­do a la luz que tam­bién exis­te maltrato fí­si­co, si­co­ló­gi­co y se­xual con­tra el hom­bre. un Es­to ha­bla de que es Al pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do. la ha­blar de la vio­len­cia en de pa­re­ja es­ta­mos ha­blan­do to­dos.

- ¿Qué tan re­le­van­te es la educación en el res­pe­to ha­cia la pa­re­ja?

- La pre­ven­ción tem­pra­na es la cla­ve pa­ra se­guir lu­chan­do la con­tra la vio­len­cia en pa­re­ja. Sin em­bar­go, la educación no po­de­mos en­car­gar­la a so­lo a los pa­dres, de­bi­do en que, a la luz de las ci­fras, mu­chos ho­ga­res de nues­tro país se vi­ve VIF.

- ¿Crees que se van re­pli­can­do los mo­de­los?

- He­mos cons­ta­ta­do que la vio­len­cia en el po­lo­leo tie­ne un link di­rec­to con la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar y el fe­mi­ci­dio. de Por tan­to, si la ma­dre de un ado­les­cen­te es víc­ti­ma que VIF, lo más pro­ba­ble es re­pli­que ese pa­trón, pues­to que lo jus­ti­fi­ca co­mo al­go ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. En­ton­ces, es­te pun­to es re­le­van­te por pa­ra en­ten­der el

En #Li­breLin­da­yLo­ca en­tre­vis­ta­mos a Ma­ria­na Madariaga, de la ONG “Pa­re­jas Sin Vio­len­cia” pa­ra ca­char lo que te­ne­mos que ha­cer pa­ra evitar el maltrato y la vio­len­cia en una re­la­ción. - ¿Por qué es im­por­tan­te vi­si­bi­li­zar el pro­ble­ma? - Por­que es un pro­ble­ma so­cial que es­tá cau­san­do gra­ves con­se­cuen­cias en el país. La vio­len­cia en la pa­re­ja ha­ce mu­cho tiem­po que de­jó de ser vis­ta co­mo un te­ma “de pa­re­ja”.

- Ya no es un te­ma que se vi­ve a puer­tas ce­rra­das.

- Se ha con­ver­ti­do en un gra­ve pro­ble­ma país, que re­quie­re de la má­xi­ma aten­ción de las au­to­ri­da­des y de to­da la sociedad.

- ¿Qué gru­po es el más afec­ta­do?

- Es­ta­mos de­tec­tan­do pro­ble­má­ti­cas de vio­len­cia des­de la ado­les­cen­cia (que es más bien si­co­ló­gi­ca, cuan­do los jó­ve­nes ini­cian sus pri­me­ras re­la­cio­nes) has­ta la ter­ce­ra edad. En el ca­so de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar (VIF), las es la ci­fra a ma­nos de sus pa­re­jas de la que con­ta­bi­li­za el Mi­nis­te­rio

Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro. cree­mos fir­me­men­te que no bas­ta so­lo una ley o un cas­ti­go pu­ni­ti­vo pa­ra fre­nar la vio­len­cia. A lo que ape­la­mos, más bien es que, ade­más de una ac­ción pu­ni­ti­va, se reali­ce un gran plan de pre­ven­ción des­de el Go­bierno, es­pe­cial­men­te di­ri­gi­do a es­co­la­res, pa­ra que nues­tros jó­ve­nes cuen­ten con las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias y así dis­tin­guir cuán­do es­tán en una re­la­ción vio­len­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.