SA­CAN DICCIONARIO

PA­RA QUE HAI­TIA­NOS Y CHI­LE­NOS SE EN­TIEN­DAN AL RE­VÉS Y AL DE­RE­CHO

La Cuarta - - PORTADA -

Yve­net Dor­sain­vil (30) op­tó por una nue­va vi­da le­jos de su na­tal Puer­to Prín­ci­pe, ca­pi­tal del azo­ta­do Hai­tí, y es­co­gió a Chi­le co­mo la tie­rra don­de vi­vir, es­tu­diar y echar raí­ces.

Es pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de Len­gua­je y se que­mó las pes­ta­ñas en su país de ori­gen pa­ra sa­car su tí­tu­lo. Allá los es­tu­dios se rea­li­zan en fran­cés, pe­ro su idio­ma na­ti­vo es el créo­le, len­gua que por es­tos días se es­cu­cha en di­fe­ren­tes rin­co­nes del te­rru­ño.

Con los años que lle­va ave­cin­da­do en Chi­li­to, Yve­net tie­ne cla­ri­to cuá­les son nues­tras cos­tum­bres y ma­ñas. “La cul­tu­ra de es­te país es to­tal­men­te di­fe­ren­te al mío. No­so­tros so­mos más ca­ri­be­ños”, di­jo, ya ha­bi­tua­do a ca­si todo, me­nos el frío.

OTRA CUL­TU­RA

Al an­dar por las ca­lles, pla­zas o el Tran­san­tia­go, se dio cuen­ta que las di­fe­ren­cias eran tre­men­das. “En Hai­tí las pa­re­jas no se dan be­sos en las ca­lles, ni tam­po­co fren­te a los hi­jos. Eso lo ha­ce­mos en la in­ti­mi­dad”, sa­peó.

Pe­ro eso no es todo, por­que tam­bién co­no­ció la ca­ra tris­te con com­pra­tio­tas, quienes al ser for­ma­li­za­dos no mi­ra­ban a la ca­ra a los jue­ces y les da­ban la es­pal­da. “Eso es por ges­to de mu­cho res­pe­to. Pa­ra no­so­tros mi­rar a una au­to­ri­dad a los ojos mu­cho rato es una fal­ta de res­pe­to”, agre­gó.

¿Al­go más? Cá­che­se: “En Hai­tí no exis­te esa cos­tum­bre de ce­der el asien­to. Allá cuan­do una mi­cro va lle­na y al­guien se quie­re sen­tar, lo hace en­ci­ma de la otra. Además, pa- ga­mos el pa­sa­je al fi­nal del via­je, no ape­nas nos subimos”, da­teó. ¿Qué tal?

Por es­te ti­po de co­sas, que más de al­gu­na vez han ge­ne­ra­do ma­len­ten­di­dos, de­ci­dió ela­bo­rar un diccionario es­pa­ñol-créo­le, que además cuen­ta con ex­pre­sio­nes chi­le­nas pa­ra que quienes to­da­vía no ca­chan nues­tro “ha­bla­mien­to” lo pue­dan in­terio­ri­zar y dar­se a en­ten­der con otros.

OTRAS FOR­MAS

Con diccionario en mano, tan­to chi­le­nos co­mo hai­tia­nos po­drán en­ten­der­se me­jor, ya sea en es­pa­ñol chi­len­sis o en créo­le, pues gra­cias al li­bri­to hasta el Gua­tón Lo­yo­la se pue­de pe­gar los tru­cos en ese idio­ma.

Yve­net con­tó que unos funcionarios de sa­lud de Qui­li­cu­ra le ma­ni­fes­ta­ron su “frus­tra­ción por­que que­rían ayu­dar a pa­cien­tes hai­tia­nos, pe­ro no les en­ten­dían na­da”.

En ese as­pec­to, Mai­pú, Re­co­le­ta, Quin­ta Nor­mal y Con­cha­lí los cen­tros de sa­lud dis­po­nen de per­so­nal pa­ra tra­tar a pa­cien­tes que no sa­ben ha­blar es­pa­ñol. En la his­tó­ri­ca comuna, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el Hos­pi­tal El Car­men, el doc­tor Em­ma­nuel Mom­point atien­de a sus com­pa­trio­tas y chi­le­nos.

En tan­to, los otros mu­ni­ci­pios dis­po­nen de tra­duc­to­res en sus res­pec­ti­vos Ces­fam y el edil de Con­cha­lí, Re­né de la Ve­ga, sa­peó que en su comuna es­tán ali­nea­dos con ayu­dar a la co­mu­ni­dad de ese país y cuen­tan con un tra­duc­tor que no só­lo va a los con­sul­to­rios. “En la fe­ria la­bo­ral que hi­ci­mos es­tu­vo y per­mi­tió que más hai­tia­nos que es­ta­ban bus­can­do tra­ba­jo y no po­dían co­mu­ni­car­se, lo lo­gra­ran a tra­vés de él”, ce­rró.

¡Quie­ro uno!

Lo pue­de con­se­guir en Catedral 1009, of 2102, San­tia­go; Lo­re­to 558, es­qui­na Do­mí­ni­ca, Re­co­le­ta; en la li­bre­ría Ca­sa Cen­tral de la U de Chi­le o pe­dir­lo al co­rreo dic­cio­na­rio­kre­yo­les­pa­nol@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.