Don Cris:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

Na­da peor pa­ra un buen hom­bre, co­mo usted o co­mo yo, que cru­zar­se en el ca­mino de una hem­bra desata­da. Usted, lo­li­to, hi­zo todo lo po­si­ble por por­tar­se bien, pe­ro en­fren­tar a una ni­ña “bien ar­ma­di­ta”, so­bre todo a esa edad en que a uno el dia­blo se le me­te al cuer­po al más mí­ni­mo es­tí­mu­lo, lo lle­vó a pe­car. Si el amor de su no­via es del güeno, lo per­do­na­rá. De­le tiem­po, pe­ro si­ga ahí cer­qui­ta, con har­ta pa­cien­cia y per­sis­ten­cia, pe­ro sin aho­gar­la, y ve­rá que jun­tos su­pe­rarán es­te pro­ble­ma, aun­que lo co­mi­do y lo bai­la­do ....

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.