GARCÉS VOL­VIÓ con ma­nos a la Ru­ca

Aun­que no lo exi­gie­ron mu­cho, el “Hal­cón” de­jó pa­gan­do al Co­lo en la úl­ti­ma ju­ga­da de la mo­cha

La Cuarta - - DEP - Re­por­te­ro Pop Eduar­do Ro­jas www. la­cuar­ta .com

La úl­ti­ma se­ma­na en el Co­lo tu­vo de todo lo que se po­día es­pe­rar. Por un litro ale­gría y de­sen­freno por el tí­tu­lo lo­gra­do en la Su­per­co­pa an­te la Ca­tó­li­ca y por otro, dra­mas lue­go del ven­ti­la­dor que sa­có Mark Gon­zá­lez, es­to úl­ti­mo fue lo que reinó ayer en la Ru­ca.

Y es que los bro­cas de Pa­blo Gue­de no fue­ron capaces de ron­car igual que an­te la Ca­tó­li­ca en el Na­cio­nal y ape­nas res­ca­tó un em­pa­te an­te An­to­fa­gas­ta en el Mo­nu­men­tal.

En una mo­cha que es­tu­vo mar­ca­da por la vuel­ta de Paulo Garcés a Ma­cul, el Por más que Co­lo Co­lo no pu­do su­pe­rar a An­to­fa­gas­ta en ca­sa, Jor­ge Valdivia fue uno de los pun­tos al­tos del equi­po. Eso pa’ las 22 mil al­mas que lle­na­ron la Ru­ca, pe­ro no pa’l mis­mo Ma­go que no que­dó con­for­me con su jue­go. “Es com­pli­ca­do ana­li­zar. Ma­ña­na vol­ve­ré a ver el par­ti­do, pe­ro si pue­do de­cir que se com­pli­có por mu­chas ra­zo­nes. Yo por lo me­nos no en­con­tré los es­pa­cios. Pe­ro al me­nos pue­do des­ta­car a nues­tras lí­nea de­fen­si­va que es­tu­vo im­pe­ca­ble”, desem­bu­chó Valdivia, que de pa­so ya avi­só que ca­li­bra­rá la va­ri­ta pa’ in­ten­tar dar­le vuel­ta la lla­ve a La Se­re­na - fue 4 a 1 en la ida- el miér­co­les por Co­pa Chi­le. “Se­rá di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Hay que ver có­mo se pa­ran en la can­cha. Su­pon­go que por la ven­ta­ja que tie­nen no sal­drán a bus­car”, ce­rró el Ma­go, que ya su­ma dos mo­chas dispu­tan­do los 90 mi­nu­tos.

Co­lo ape­nas pu­do pro­bar­le los guan­tes al me­ta que se con­do­reó varias ve­ces en el tor­neo pa­sa­do con la po­le­ra del Co­lo.

Pe­ro la his­to­ria em­pe­zó an­tes del pi­ta­zo ini­cial, pues cuan­do Garcés sa­lió a ca­len­tar, unas pi­fias se sin­tie­ron en la can­cha de los al­bos y se man­tu­vie­ron mien­tras el me­ta tra­ba­ja­ba.

Pe­ro cuan­do Garcés vol­vía a la zo­na de ca­ma­ri­nes, ocu­rrió lo que va­rios es­pe­ra­ban hace me­ses, el ma­ri­do de Joy­ce Cas­ti­blan­co le pi­dió per­dón a los al­boa­dic­tos, un per­dón que sir­vió me­nos que los re­zos del cu­ra Rey­nal­do de “Per­do­na nues­tros pe­ca­dos”.

Eso no se­ría todo, ya que so­bre el fi­nal de la mo­cha, cuan­do el Co­lo bus­ca­ba el triun­fo a pe­sar de te­ner 10 peloteros por la ro­ja de Ga­briel Sua­zo, Jaime Valdés aga­rró una pe­lo­ta fue­ra del área, se fue abrien­do ha­cia la ñur­da sa­cán­do­se a un par de ri­va­les y cuan­do sa­có el cen­tro pa’ en­con­trar una ca­be­za pe­pe­ra, la pe­lo­ta via­jó ha­cia el ar­co de Garcés, quien co­mo en sus mejores tiem­pos en O’Hig­gins le hi­zo ho­nor al apo­do de “Hal­cón” y vo­ló pa’ sa­car con una mano la pe­lo­ta que se me­tía en el án­gu­lo.

Ahí se aho­gó el or­gas­mo pe­lo­te­ro que que­dó ato­ra­do en la gar­gan­ta de los ca­si 22 mil al­boa­dic­tos que lle­ga­ron a la Ru­ca, pa’ ver el re­gre­so de Pau­li­to a Ma­cul.

No era de man­te­ca. Paulo Garcés no ju­ga­ba en la Ru­ca des­de su tris­te pa­so por Co­lo Co­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.