TATÍN SE QUE­DÓ SIN SU PA­PI

FA­LLE­CIÓ AYER EN UN HOS­PI­TAL DE BUENOS AI­RES, PO­COS DÍAS DES­PUÉS DE EMO­TI­VO MEN­SA­JE AL PALTA ME­LÉN­DEZ

La Cuarta - - ESPECTÁCULOS - PE­DRO MENDOZA @la­cuar­ta_­pe­dro

El re­co­no­ci­do humorista chi­leno Tato Ci­fuen­tes fa­lle­ció ayer, a los 91 años, en Buenos Ai­res, tras es­tar cerca de un mes hos­pi­ta­li­za­do por una neu­mo­nía que le tra­jo com­pli­ca­cio­nes que hi­cie­ron que su cuer­po no aguan­ta­ra más.

El pa­dre del mu­ñe­co “Tatín”, el mis­mo que se pa­seó por una ca­chá de pro­gra­mas en Chi­le y triun­fó en Ar­gen­ti­na, es­ta­ba jus­ta­men­te vi­si­tan­do a su hi­jo Ser­gio Ci­fuen­tes en la ca­pi­tal che, cuan­do su sa­lud em­pe­zó a de­caer. Todo em­pe­zó cuan­do el ven­trí­lo­cuo tro­pe­za­ra y ca­ye­ra en la du­cha y su re­to­ño lo en­con­tró cerca de 2 ho­ras des­pués.

Po­cos días an­tes que es­to su­ce­die­ra, fue el mis­mo Tato Ci­fuen­tes el que se co­mu­ni­ca­ra con su ami­go Palta Me­lén­dez y le de­ja­ra un emo­ti­vo men­sa­je: “Palta, te man­do un sa­lu­do muy ca­ri­ño­so pa­ra ti y to­da tu fa­mi­lia, Tato Ci­fuen­tes, un abra­zo vie­jo, te quie­ro mu­cho Pal­ti­ta”.

Juan Car­los Me­lén­dez mos­tra­ba gran ad­mi­ra­ción por él y se vio muy gol­pea­do por la no­ti­cia. “Era el maestro más lon­ge­vo que ha te­ni­do Chi­le. Fue­ron 61 años de ca­rre­ra don­de no só­lo con­quis­tó nues­tras tie­rras, sino que tam­bién Ar­gen­ti­na, allá tu­vo su pro­pio show en te­le­vi­sión in­clu­si­ve. tam­bién tu­vo gran amis­tad con el hi­jo de Frank Si­na­tra. Era un gran­de de gran­des”, con­tó a La Cuar­ta.

En tan­to des­de el otro lado de la cor­di­lle­ra fue el mis­mo Ser­gio quien nos re­la­tó lo su­ce­di­do con su vie­ji­to, el que ha­bía mos­tra­do que es­ta­ba evo­lu­cio­nan­do de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble. “La­men­ta­ble­men­te venía bien, se venía me­jo­ran­do y ya ma­ña­na (hoy) le da­ban el al­ta pa­ra ir­nos

a mi ca­sa otra vez”. - ¿Qué sa­lió mal?

- Un ami­go me acom­pa­ñó a vi­si­tar­lo pa­ra dar­le el al­muer­zo co­mo todos los días. Cuan­do lle­ga­mos no nos de­ja­ban en­trar a su ha­bi­ta­ción, en­tra­ban y sa­lían mé­di­cos y en­fer­me­ras. Al rato vino la doc­to­ra y nos in­for­ma que mi pa­dre tu­vo un pa­ro car­dio­res­pi­ra­to­rio, y que no lo pu­die­ron re­ver­tir. - Jus­to a un día de ir­se al ho­gar...

- La doc­to­ra nos di­jo que se fue y no su­frió, él se fue con­ten­to, pen­san­do que ma­ña­na se iría a la ca­sa.

- ¿Có­mo fue­ron sus últimas con­ver­sa­cio­nes con el más­ter?

- Él me di­jo, “no me llo­ren, apláu­dan­me, hi­ce lo que qui­se, me fue muy bien en la vi­da. Me iba bien y además me aplau­dían, tu­ve hi­jos ma­ra­vi­llo­sos y mi vi­da fue in­creí­ble, ya cum­plí”. Así fue. - ¿Qué se vie­ne aho­ra?

- No lo sé, aquí en Ar­gen­ti­na no sa­be na­die, yo no le avi­sé tam­po­co a la pren­sa.

- ¿Sus res­tos don­de se­rán en­te­rra­dos, en Chi­le o en Buenos Ai­res? - Acá en Ar­gen­ti­na.

“Cuan­do lle­ga­mos no nos de­ja­ban en­trar a su ha­bi­ta­ción, en­tra­ban y sa­lían mé­di­cos, en­fer­me­ras. Al rato vino la doc­to­ra y nos in­for­ma que mi pa­dre tu­vo un pa­ro car­dio­res­pi­ra­to­rio, y que no lo pu­die­ron re­ver­tir”, co­mu­ni­có su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.