Te­ner ner­vios de ace­ro, me­tas cor­tas y bue­nas es­tra­te­gias siem­pre ayu­da ca­le­ta Su­pere sus caí­das y al­can­ce el éxi­to en so­lo sie­te pasos

Na­di Mart­hí­nez Mo­li­na es psi­có­lo­ga y coach, de mo­do que ca­cha ca­le­ta so­bre las he­rra­mien­tas que se ne­ce­si­tan pa’ sor­tear cual­quier di­fi­cul­tad que ame­na­ce con ale­jar­lo de su ob­je­ti­vo final.

La Cuarta - - CAPACITACIÓN -

Ca­da año nue­vo apa­re­cen ex­pec­ta­ti­vas y desafíos pa’ ha­cer cre­cer el bo­li­che. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do los re­sul­ta­dos no son lo que se es­pe­rá­ba­mos. Mu­chas ve­ces nos ob­se­sio­na­mos con sa­ber qué o có­mo pa­sa­ron las co­sas, pe­ro la cla­ve es­tá en te­ner ner­vios de ace­ro. Lo que en pa­la­bras de Na­di Mart­hí­nez Mo­li­na, directora de Desa­rro­llo Cor­po­ra­ti­vo en Mart­hí­nez y Aso­cia­dos, psi­có­lo­ga, coach y con­fe­ren­cis­ta in­ter­na­cio­nal, es bá­si­ca­men­te “man­te­ner­se tran­qui­los, ya que so­mos un sis­te­ma vi­vo com­pues­to por hor­mo­nas. En­ton­ces es es­tra­té­gi­co man­te­ner­se en calma, por­que así las fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas an­dan me­jor”.

1. CAL­ME LAS PA­SIO­NES

Pa­sa­mos la pri­me­ra mi­tad del año. Lle­gó la ho­ra de ha­cer un re­cuen­to y qui­zás los re­sul­ta­dos no son los que es­pe­ra­ba. An­te es­to, “lo pri­me­ro es no frus­trar­se. Po­der mi­rar los da­tos con ob­je­ti­vi­dad, ver cuál era su me­ta real e iden­ti­fi­que cuán­to ha lo­gra­do. Fi­nal­men­te, en el ca­so de que lo lo­gra­do sea in­fe­rior, ya sea a lo que es­pe­ra­ba o a lo que ha re­ela­bo­ra­do, lo pri­mor­dial es man­te­ner­se tran­qui­lo, pa­ra así po­der en­con­trar una so­lu­ción”.

2. OJO CON EL OB­JE­TI­VO

Ana­li­ce lo que ha­ce pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo. “¿Es­ta­rá los pre­cios muy al­tos? ¿No se es­ta­rá di­fun­dien­do lo su­fi­cien­te en su ru­bro? ¿Se es­tá di­fe­ren­cian­do? En fin, la idea es po­der ha­cer un aná­li­sis del con­tex­to”, en­fa­ti­za la ex­per­ta. Cla­ro que no so­lo de pan vi­ve el hom­bre, y si ca­cha que és­te se le pue­de ir en co­lle­ra es me­jor que em­pie­ce por pedir ayu­da a al­guien que pue­da im­pul­sar­lo a ca­char lo que es­tá pa­san­do.

3. REINVÉNTESE A LO 2.0

Pon­ga aten­ción al en­torno, por­que de­be­mos te­ner una men­te que pue­da en­con­trar opor­tu­ni­da­des en me­dio de la con­tin­gen­cia. Tam­bién es im­por­tan­te de­ter­mi­nar el ta­ma­ño del ob­je­ti­vo. “¿Eso que es­tá es­pe­ran­do ha­cer pue­de mos­trar re­sul­ta­dos en seis me­ses?”, con­sul­ta la fa­cul­ta­ti­va, quien agre­ga que en ca­so de que la res­pues­ta sea afir­ma­ti­va, lo más acon­se­ja­ble es rein­ven­tar­se, pe­ro si real­men­te no se pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos en ese pla­zo, “a lo me­jor hay que ir ha­cien­do pasos más pe­que­ños pa­ra ir vien­do re­sul­ta­dos, por­que si quie­ro cru­zar un gran río de un so­lo pa­so, pro­ba­ble­men­te me mo­ja­ré”, aña­de.

4. NO ES­TÁ SO­LO CON­TRA EL MUN­DO

De­be­mos com­pren­der que hay mo­men­tos que, sim­ple­men­te, son más ba­jos. En­ton­ces, te­ne­mos que te­ner nues­tras re­des de apo­yo, en el sen­ti­do de que exis­tan más per­so­nas que es­tén con no­so­tros. Es­tar, por ejem­plo, co­nec­ta­dos con re­des em­pre­sa­ria­les que ten­gan los mis­mos ob­je­ti­vos, y es en ese mo­men­to cuan­do uno pue­de sen­tir que “no es­tá so­lo con­tra el mun­do”. Pen­sar en la ló­gi­ca que “yo ayu­do a otro, otro me ayu­da a mí y así sa­li­mos ade­lan­te”.

5. ES­CRI­BA Y DE­FI­NA EL PLAN

Una téc­ni­ca es es­cri­bir lo que quie­re ha­cer. “En­ton­ces, anoto mi plan y lo or­ga­ni­zo men­sual, se­ma­nal y dia­ria­men­te si es ne­ce­sa­rio, ya que de esa for­ma pue­do che­quear mi lis­ta más fá­cil­men­te”, pre­ci­sa la psi­có­lo­ga. Por ejem­plo, si yo quie­ro ba­jar de pe­so, pe­ro no ten­go un plan y con­ti­nuo con los mis­mos há­bi­tos que me hi­cie­ron en­gor­dar, pro­ba­ble­men­te cuan­do me pe­se ha­bré subido.

6. LAS ES­TRA­TE­GIAS

Hay que di­fe­ren­ciar la me­ta del plan, por­que la pri­me­ra se tra­ta de lo que quie­re ha­cer, mien­tras que las es­tra­te­gias son los pasos que se da­rán pa­ra lo­grar­lo. Su­pon­ga­mos que la me­ta es au­men­tar las ven­tas en un 10%. En­ton­ces, en es­te ca­so el plan po­dría in­cluir ofer­tas, com­pras a pre­cios más ba­ra­tos o por vo­lu­men de com­pra, et­cé­te­ra.

7. EVI­TE LA FRUS­TRA­CIÓN

Es im­por­tan­te ser fle­xi­ble con la me­ta y el plan, por­que el mer­ca­do es­tá cons­tan­te­men­te rea­li­zan­do es­tra­te­gias y hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra re­sul­ta­dos no pre­vis­tos. Dé­le sen­ti­do a lo que es­tá ha­cien­do y, por so­bre to­do, des­can­se y cui­de su sa­lud, ya que si se en­fer­ma el fo­co cla­ra­men­te ten­drá que des­viar­se.

HAY QUE DI­FE­REN­CIAR LA ME­TA DEL PLAN, POR­QUE LA PRI­ME­RA SE TRA­TA DE LO QUE QUIE­RE HA­CER, MIEN­TRAS QUE LAS ES­TRA­TE­GIAS SON LOS PASOS QUE SE DA­RÁN PA­RA LO­GRAR­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.