De­be te­ner cla­ri­to que...

La Cuarta - - PAÍS -

SIG­NOS DE LA EN­FER­ME­DAD

El en­fer­mo pre­sen­ta una o más man­cha cu­tá­neas con pér­di­da de­fi­ni­da de la sen­si­bi­li­dad. Es­tas pue­den ser: blan­que­ci­nas, ro­ji­zas o co­bri­zas; apla­na­das o ele­va­das. No pi­can y tampoco due­len. Ade­más, pue­den apa­re­cer en cual­quier par­te de la piel.

SIN NA­CIO­NA­LI­DAD

La le­pra es una pa­to­lo­gía mi­le­na­ria que ac­tual­men­te es­tá pre­sen­te en Áfri­ca, el sur de Asia, Es­ta­dos Uni­dos, Ar­gen­ti­na, Bra­sil y otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. No per­te­ne­ce a una et­nia de­ter­mi­na­da y ca­da año se re­por­tan a ni­vel mundial 200 mil nue­vos ca­sos.

SIN CUA­REN­TE­NA

An­ti­gua­men­te los en­fer­mos de le­pra eran en­ce­rra­dos en le­pro­sa­rios pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad. Sin em­bar­go, hoy en día quie­nes pa­de­cen esa afec­ción pue­den aten­der­se en cen­tros mé­di­cos y es­tar en sus ca­sas.

CÓ­MO SE TRANS­MI­TE

La le­pra es una en­fer­me­dad de muy ba­ja trans­mi­si­bi­li­dad. Se trans­mi­te por con­tac­to es­tre­cho y pro­lon­ga­do con una per­so­na en­fer­ma. No se con­ta­gia ni trans­mi­te me­dian­te el con­tac­to oca­sio­nal (co­mo dar­se la mano, ju­gar o tra­ba­jar en el mis­mo es­pa­cio).

DIAG­NÓS­TI­CO EN FRON­TE­RA

Es im­po­si­ble diag­nos­ti­car una le­pra cuan­do una per­so­na lle­ga al país, pues su pe­río­do de in­cu­ba­ción tar­da un año y sus sín­to­mas a ve­ces de­mo­ran cin­co o 20 años en ma­ni­fes­tar­se. Só­lo ser­vi­ría cuan­do la per­so­na lle­ga con las he­ri­das y la en­fer­me­dad ya se ha­ya ma­ni­fes­ta­do.

¿HEREDITARIA?

Las per­so­nas afec­ta­das pue­den lle­var una vi­da nor­mal, al pun­to que pue­den for­mar fa­mi­lia sin nin­gún pro­ble­ma, pues se ha com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que no es hereditaria, co­mo se creía en la an­ti­güe­dad.

VÍAS DE TRANS­MI­SIÓN

In­clu­yen prin­ci­pal­men­te las se­cre­cio­nes res­pi­ra­to­rias de una per­so­na en­fer­ma y no tra­ta­da. Y en me­nor me­di­da en he­ri­das de la piel y se­cre­cio­nes na­sa­les. Ojo que por dar­le la mano a al­guien que pa­de­ce el mal, o se sos­pe­cha, no se con­ta­gia­rá.

LA PRE­VEN­CIÓN

La me­jor for­ma de pre­ven­ción es el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to tem­prano de las per­so­nas in­fec­ta­das.

En ca­so de quie­nes es­tu­vie­ran con per­so­nas con­ta­gia­das sin tra­ta­mien­to, es ideal que se reali­ce con­tro­les pe­rió­di­cos.

TRA­TA­MIEN­TO AL GRATÍN

Des­de 1995, la Or­ga­ni­za­ción Mundial de la Sa­lud pro­por­cio­na gra­tui­ta­men­te a to­dos los en­fer­mos del mun­do el tra­ta­mien­to, que es muy efi­caz con­tra to­dos los ti­pos de le­pra. Su efec­ti­vi­dad es ga­ran­ti­za­da, pe­ro du­ra dos años.

GLO­BA­LI­ZA­CIÓN

La glo­ba­li­za­ción ha­ce que las per­so­nas se des­pla­cen más que nun­ca an­tes en la his­to­ria y eso ge­ne­ra que las en­fer­me­da­des tran­si­ten a tra­vés de las fron­te­ras. In­clu­so en la Unión Eu­ro­pea, don­de el mal se erra­di­có ha­ce mu­chos años, po­dría rea­pa­re­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.