“ES­TOY VIE­JO PA­RA AN­DAR PE­LEAN­DO”

Jus­to cuan­do se cum­plie­ron 18 años des­de su de­but con la azul, Johnny He­rre­ra ha­bló en el CDA y con­tó un se­cre­ti­llo: fue a la ban­ca an­te el Cha­go por­que el “To­ma­tín” te­nía un ma­tri. In­gre­só tras la ro­ja al “Su­per­man” y Ri­va­ro­la le anotó.

La Cuarta - - DEPORTES - NA­TA­LIA GA­LAZ A. @la­cuar­ta_n­ga­laz www.la­cuar­ta.com

En agos­to de 1999, Johnny He­rre­ra te­nía 18 años y 84 días, y aún no co­no­cía los es­pe­jos de cuer­po en­te­ro. Sí, su be­lle­za an­da­ba por ahí con la de Ju­nior Play­boy, pe­ro por per­so no se que­da­ba. De he­cho, su de­but fue a lo Ben­ja Vi­cu­ña: 2-1 an­te el Cha­go, con un ju­ga­dor me­nos. Sí poh, el “Su­per­man” vio la ro­ja y ahí tu­vo que ape­rrar el “Sa­mu­rái”, que es­ta­ba con el co­jín en la ban­ca.

¿Por qué tal “re­mem­ber”? Sim­ple: jus­ti­to ayer se cum­plie­ron 18 años de aque­lla jor­na­da y el ca­pi­tán del Bu­lla re­pa­só la des­car­tu­chá en San­ta Lau­ra. “Me acuer­do, no es­toy se­nil. Fue un par­ti­do bueno. Me ha­bía to­ca­do ju­gar en la ma­ña­na por la ju­ve­nil y des­pués es­ta­ba ci­ta­do por­que el ‘To­ma­te’ te­nía un ma­tri­mo­nio y no le ha­bía di­cho a na­die, no es­ta­ba le­sio­na­do”, ex­pli­có el san­gu­chi­to de pal­ta.

Y aun­que Ro­ber­to Ro­jas lo co­rri­gió vía Twit­ter al so­plar que “era mi gra­dua­ción co­mo pro­fe­sor de edu­ca­ción fí­si­ca, pe­ro sa­bía que el ar­co que­da­ba en me­jo­res ma­nos”, el can­da­do coin­ci­de en cuan­to a su ren­di­mien­to: “No te­nía ni los guan­tes, me los hi­zo lle­gar uti­le­ría ca­si al mo­men­to de en­trar. Lo hi­ce bien, con har­ta per­so­na­li­dad co­mo siem­pre, res­pon­dí a ple­ni­tud. El gol que re­ci­bí lo mar­có Ri­va­ro­la, fue una ju­ga­da en la lí­nea, me res­ba­lé, ha­bía har­to pa­pel pi­ca­do”.

A la ho­ra de ana­li­zar su ex­ten­sa tra­yec­to­ria, don­de inevi­ta­ble­men­te apa­re­cen mo­chas co­mo la que tu­vo con Jor­ge Val­di­via, el “Sa­mu­rái” de­mos­tró que es un hom­bre ma­du­ro, cen­tra­do, sa­bio... ¡Saaa! “Ya es­toy gran­de pa­ra an­dar pe­lean­do. Ha­go ca­so omi­so a la

can­ti­dad de ton­te­ras que se vi­ven en el fút­bol. Pa­ra qué des­gas­tar­se, apar­te aho­ra le pe­gái a uno y te sus­pen­den cin­co fe­chas. Al final son anéc­do­tas que le con­ta­rás a tus hi­jos y nietos”, sol­tó.

Y co­mo el can­da­do tam­bién sa­be to­car la fi­bra, in­di­có que “ya son har­tos años, poh. Cum­plir 18 des­de que de­bu­té y man­te­ner­me en la for­ma en que es­toy me lle­na de or­gu­llo. Fe­liz de per­ma­ne­cer a es­ta ins­ti­tu­ción tan be­lla. Hay que se­guir pa­ra ade­lan­te, me que­da mu­cho por dar­le al club. Quie­ro se­guir ga- nan­do cam­peo­na­tos, a la pos­tre es lo que que­da, más allá de lo que uno de­ja en la can­cha día a día”.

¿Otra mues­tra de su co­du­ra? El cum­ple de Es­te­ban Pa­re­des, que ayer lle­gó a 37 ca­len­da­rios. “Es un te­ma ‘muy re­le­van­te’ pa­ra mí, en ver­dad. Ha­ble­mos de la ‘U’, me da lo mis­mo el res­to. Que si­ga har­to tiem­po ju­gan­do en Colo Colo, no­más”, in­di­có el “25”, que es­te se­mes­tre pu­do cam­biar de ba­ti­cue­va. “Me lle­gó al­go ha­ce dos se­ma­nas por el do­ble de lo que ga­nó acá, pe­ro no qui­se por la es­ta­bi­li­dad que ten­go en el club y en es­te país”, sol­tó.

Al final, al­go di­fí­cil de creer, ca­si co­mo que Gar­cés ata­jó en la Ru­ca: res­pal­dó al ar­bi­tra­je chi­leno. “Sa­be­mos que an­dan mal y hay que apo­yar­los. Es una aris­ta de es­ta fa­mi­lia del fút­bol, es­ta­mos con ellos. Creo que es­ta vez fue jus­ti­fi­ca­do el re­vue­lo por to­dos los erro­res que hu­bo, cau­sa rui­do la acu­sa­ción que hi­zo el ju­ga­dor de Cu­ri­có. No es­tán pa­san­do por un buen mo­men­to. Es lo que hay”, ce­rró el ca­pi­tán.

A mí me lle­gó al­go ha­ce dos se­ma­nas por el do­ble de lo que ga­nó acá, pe­ro no qui­se por la es­ta­bi­li­dad que ten­go en el club y en es­te país”.

Sa­be­mos que los ár­bi­tros an­dan mal y hay que apo­yar­los. Es una aris­ta de es­ta fa­mi­lia del fút­bol, es­ta­mos con ellos”. Johnny He­rre­ra, go­le­ro y ca­pi­tán azul.

Más ma­du­ro

Aun­que su ca­rre­ra ha es­ta­do lle­na de po­lé­mi­cas, el “Sa­mu­rái” ya no pes­ca los cahui­nes, ni si­quie­ra cuan­do le pre­gun­tan por Pa­re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.