“Gran Me­che­ro” ca­yó con 125 cau­sas ju­di­cia­les

La Cuarta - - PAÍS - SEIGI MI­RAN­DA @la­cuar­ta_ seigi

De cin­co a 10 de­li­tos al hi­lo se echa­ba en la se­ma­na el au­to­de­no­mi­na­do “Gran Me­che­ro”, que des­de ha­ce seis años era el te­rror de las ca­sas co­mer­cia­les de la ca­pi­tal.

Se­gún in­for­mó Ca­ra­bi­ne­ros a La Cuar­ta, se tra­ta de Jor­dan Eduar­do Ca­rras­co Vidal (20), un de­lin­cuen­te que se jac­ta­ba an­te sus “co­le­gas” de ser el me­jor me­che­ro del uni­ver­so y sus al­re­de­do­res, por­que ac­tua­ba so­li­to y se mo­vía co­mo fan­tas­ma. Pe­ro el pas­tel al pa­re­cer no era muy bueno, por­que ha­bía si­do más la­cea­do por los po­lis que no­vi­llo en sep­tiem­bre.

Es que su ha­bi­li­dad se ba­sa­ba en los erro­res del sis­te­ma, sol­tó el ma­yor Die­go Ro­jas de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (SEBV) de Ca­ra­bi­ne­ros. “Es­to, por­que el su­je­to tie­ne 125 cau­sas en el Po­der Ju­di­cial por de­li­tos ta­les co­mo re­cep­ta­ción, hur­to, da­ños sim­ples, por­te de ele­men­tos co­no­ci­dos pa­ra co­me­ter ilí­ci­tos, ame­na­zas sim­ples con­tra per­so­na y pro­pie­dad, ro­bo por sor­pre­sa, por­te de ar­ma cor­to­pun­zan­te y ro­bo en lu­gar no ha­bi­ta­do”, se­ña­ló sin res­pi­rar.

Agre­gó que a es­to se su­man 8 de­ten­cio­nes pen­dien­tes que te­nía y por las cua­les fue la­cea­do la tar­de del mar- tes en la po­bla El Cas­ti­llo de la co­mu­na de La Pin­ta­na.

Tan poco pi­llo es es­te me­che­ro y tan­tas de­ten­cio­nes tie­ne, que has­ta los po­li­cías se abu­rrie­ron de es­cu­char el pron­tua­rio que les re­ci­ta­ban des­de la cen­tral al mo­men­to de la de­ten­ción.

El ma­yor agre­gó que es­te ti­po de ma­lan­dras se las sa­ben por li­bro y tie­nen cla­ri­to co­mo el agua que si los to­man pre­sos por me­che­ros, al poco ra­to es­ta­rán fue­ra por la ba­ja pe­na de su de­li­to.

El uni­for­ma­do agre­gó que el per­la ni se arru­ga­ba en re­co­no­cer

que si la co­sa se le po­nía más pe­lu­da en el tri­bu­nal po­nía ca­ri­ta de bueno, se man­da­ba un par de pu­che­ros y listo. “Es que él se con­si­de­ra una es­pe­cie de de­lin­cuen­te blanco, al­go así co­mo un Ro­bin Hood, pe­ro sin re­par­tir la pla­ta”, con­tó el uni­for­ma­do.

Pe­ro fuen­tes al in­te­rior del po­der ju­di­cial ase­gu­ra­ron que es­ta vez el “Gran Me­che­ro” no se las lle­va­rá pe­lá, por­que las mul­ti­tien­das se unie­ron pa­ra que­re­llar­se jun­tas. De he­cho, en la jor­na­da de es­te miér­co­les Jor­dán se pa­seó por to­dos los pi­sos y to­rres del Cen­tro de Jus­ti­cia, res­pon­dien­do por los 8 de­li­tos pen­dien­tes.

Has­ta el cierre de es­ta edi­ción le que­da­ba una au­dien­cia en Puen­te Al­to.

Ca­co cho­rea­ba des­de los 14 años en mul­ti­tien­das e in­fla­ba el pe­cho di­cien­do que era el me­jor, por­que pe­se a su pron­tua­rio siem­pre que­da­ba li­bre­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.