JP:

La Cuarta - - OJO, PESTAÑA Y CEJA -

No le ven­ga a echar la cul­pa a Lu­cho Fon­si so­bre el “Des­pa­ci­to” co­mo el cul­pa­ble de la man­sa em­ba­rra­di­ta que se man­dó. Su se­ño­ra ac­tuó bien en dar­le la pa­ta­da en el tras­te y man­dar­lo pa­ra afue­ri­ta des­pués de go­rrear­la con una per­ge­nia. Sus ami­gos se fue­ron pa’ la ca­sa y el per­la no. Par­tió a un motel co­mo si fue­ra un sol­te­ro em­pe­der­ni­do y sin pes­car a su rei­na que lo es­pe­ra­ba en la ca­sa con los ca­bros chi­cos. Los hi­zo llo­rar a to­dos por el con­do­ro y es muy di­fí­cil re­ver­tir es­to. Le re­co­mien­do que se va­ya don­de su ma­mi­ta un par de días y bus­que un acer­ca­mien­to pau­la­tino. Ella es­tá do­li­da. Por eso le pi­do calma y un arre­pen­ti­mien­to pa­ra nun­ca más ha­cer­la. Rué­gue­le, pe­ro sea sin­ce­ro. Ca­paz que lo per­do­nen, pe­ro es­tá pe­lu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.