Se­pa có­mo re­co­no­cer y ob­te­ner el po­der pa­ra ale­jar el mal de ojo

La Cuarta - - LA VUELTA AL MUNDO -

“Le van a ojear a la guagua”, de­cían las iño­ras an­ti­gua­men­te y es una creen­cia que si­gue in­tac­ta en mu­chos has­ta hoy. Pe­ro, ¿exis­te real­men­te el mal de ojo?

“El mal de ojo sí exis­te y vie­ne des­de la en­vi­dia, es mi­rar mal, ya que es a tra­vés de nues­tros ojos des­de don­de sa­le to­da nues­tra ener­gía y cuan­do una per­so­na ha­ce un mal de ojo, vuel­ca to­do lo ne­ga­ti­vo que sien­te y que es, a tra­vés de su mi­ra­da” ex­pli­ca Kat­he­ri­na Ce­ria­ni, ex­per­ta del cen­tro de te­ra­pias in­te­gra­les Com­plet­ti­tud (www.com­ple­tit­tud.cl).

La te­ra­peu­ta se­ña­la que hay dis­tin­tos ti­pos de mal de ojo y sus ni­ve­les se re­la­cio­nan con la ener­gía ne­ga­ti­va que se trans­mi­te y de qué for­ma se ha­ce.

■ En­vi­dia: es un sen­ti­mien­to que la per­so­na tie­ne ha­cia otra y que se tras­pa­sa en for­ma de pen­sa­mien­to.

■ Ver­bal: es un “mal de­cir” y tie­ne re­la­ción con que al­guien le di­ga al­go ne­ga­ti­vo y en eso lan­ce una gran car­ga de ener­gía ne­ga­ti­va.

■ Con­ju­ros: es la de­di­ca­ción de una per­so­na y la con­cen­tra­ción de és­ta en en­viar una ener­gía ne­ga­ti­va con el fin de ha­cer da­ño.

Se­gún la ex­per­ta, pa­ra ale­jar es­ta mal­di­ción hay que to­dos los días te­ner pen­sa­mien­tos y ac­tuar de ma­ne­ra po­si­ti­va y re­for­mar nues­tra ener­gía. “De­be­mos ma­ne­jar nues­tros pen­sa­mien­tos y atraer lo po­si­ti­vo, pa­ra di­sol­ver las ener­gías ne­ga­ti­vas”, acon­se­ja la te­ra­peu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.