PAC­TO DE SAN­GRE

Ro­dri­go Orias, quien en ju­lio del 2004 de­go­lló a un cu­ra en la ca­te­dral, se cam­bió el nom­bre y has­ta hoy es ase­so­ra­do por “La Jue­za” de Chi­le­vi­sión, que en ese tiem­po era su abo­ga­da.

La Cuarta - - PORTADA - CAR­LOS ES­CO­BAR @la­cuar­ta_­car­los

El 24 de ju­lio del año 2004 fue un día que mar­có pa­ra siem­pre las vi­das de Ro­dri­go Orias y de la abo­ga­da Car­men Glo­ria Arro­yo, co­no­ci­da en to­do Chi­le como “La Jue­za”.

Aque­lla fría tar­de de sá­ba­do, el jo­ven pa­ta­gón, víc­ti­ma de una es­qui­zo­fre­nia pa­ra­noi­de con alu­ci­na­cio­nes re­li­gio­sas y de­mo­nía­cas (ver re­cua­dro), lle­gó has­ta la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de San­tia­go y dio muer­te de dos es­to­ca­das al sa­cer­do­te ita­liano Faus­tino Gaz­zie­ro De Ste­fa­ni, quien ter­mi­na­ba de ofi­ciar una mi­sa.

Esa no­che, Car­men Glo­ria Arro­yo se en­te­ra­ba de lo su­ce­di­do a tra­vés de las no­ti­cias sin pen­sar que en los días pos­te­rio­res los fa­mo­sos “tur­nos” que de­bían ejer­cer los abo­ga­dos, de for­ma gra­tui­ta una vez en la vi­da, la cru­za­rían con el jo­ven.

Fue en los pri­me­ros días de agos­to cuan­do el des­tino te­jió sus re­des. To­mó este ca- so y ade­más le to­có la de­fen­sa de Ge­mi­ta Bueno, dos de las ba­ta­llas ju­di­cia­les más po­lé­mi­cas de esa dé­ca­da.

Lue­go de aga­rrar el fie­rri­to ca­lien­te, la ju­ris­ta se de­di­có en un cien por cien­to a re­ca­bar an­te­ce­den­tes, entrevistar a Orias y ser par­te de las di­li­gen­cias que se rea­li­za­ban, pe­se a que la jue­za Ve­ró­ni­ca Sa­baj le po­nía tra­bas pa­ra ejer­cer su la­bor. Un cla­ro ejem­plo de ello fue cuan­do se reali­zó la re­cons­ti­tu­ción de es­ce­na y no le avi­sa­ron.

Pe­se a to­do, “La Jue­za” de CHV siem­pre es­tu­vo en to­das, y un día en el que fue a vi­si­tar a su de­fen­di­do, se to­pó con el pa­dre Ni­co­lás Vial, quien la in­vi­tó a co­no­cer la ca­lle 15 de la ex Pe­ni­ten­cia­ría, don­de cum­plen con­de­na aque­llas per­so­nas con al­gún ti­po de pro­ble­mas men­ta­les. Ella acep­tó.

“Es un lu­gar que me pa­re­ció in­hu­mano, due­le el al­ma pen­sar que hay se­res que vi­ven ahí y que es­tán aban­do­na­dos a su suer­te. Mu­chos de ellos me­di­ca­dos, pa­seán­do­se, en con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias inacep­ta­bles. Es­to fue ha­ce 13 años y es­pe­ro que aho­ra

las con­di­cio­nes no sean las mis­mas”, le con­tó Car­men Glo­ria a La Cuar­ta.

Eso la mo­ti­vó aún más a se­guir ade­lan­te y a ha­llar ju­di­cial­men­te la me­jor sa­li­da pa­ra su de­fen­di­do.

“Ro­dri­go se me ha­bía cru­za­do en la vi­da y no iba a de­jar que ter­mi­na­ra ahí. Era un mu­cha­cho jo­ven, con una en­fer­me­dad men­tal gra­ve y que ha­bía lle­ga­do a esa si­tua­ción por no te­ner un tra­ta­mien­to ade­cua­do”, re­cor­dó.

PA­RA SIEM­PRE

Por esos días, la fa­mi­lia de Ro­dri­go Orias vi­vía mo­men­tos emo­cio­na­les com­pli­ca­dos. A la in­cer­ti­dum­bre que sen­tían por lo que iba a fa­llar el Ter­cer Juz­ga­do del Cri­men de San­tia­go, se su­ma­ba la gra­ve en­fer­me­dad que pa­de­cía su ma­dre, doña Ma­ría Luz.

“En al­gún mi­nu­to es­to tras­pa­só el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal”, ase­gu­ró Arro­yo.

Lue­go re­cor­dó el com­pro­mi­so que hi­zo con la ma­dre de Ro­dri­go: “Le dije que iba a se­guir sien­do la abo­ga­da de Ro­dri­go in­de­pen­dien­te de lo que pa­sa­ra y de los años. Iba a se­guir sien­do su abo­ga­da siem­pre”, con­fe­só.

Y así no más fue. Hoy en día el ros­tro de Chi­le­vi­sión, que con­si­de­ra a Orias como su ami­go, lo ase­so­ra y con­ver­sa con él pe­rió­di­ca­men­te, de­bi­do al com­pro­mi­so que hi­zo con su ma­dre.

“Pe­se a que en este país es tre­men­da­men­te di­fí­cil reha­bi­li­tar­se, él lo lo­gró, es­tá muy bien y sien­to un or­gu­llo al de­cir que es un apor­te pa­ra la so­cie­dad”, sen­ten­ció “La Jue­za” con or­gu­llo.

La abo­ga­da que lo de­fen­dió, le pro­me­tió a la ma­dre que no lo de­ja­ría so­lo. Es como su ha­da ma­dri­na. Lo­gró reha­bi­li­tar­se, es­tá muy bien y sien­to un or­gu­llo al de­cir que es un apor­te pa­ra la so­cie­dad”. Ro­dri­go se me ha­bía cru­za­do en la vi­da y no iba a de­jar que ter­mi­na­ra ahí”. Car­men Glo­ria Arro­yo, “La Jue­za”.

La apa­rien­cia ac­tual de Orias, a sus 38 años, es di­fe­ren­te al look de es­ta fo­to de archivo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.