DE ESTE POR­TE LA MA­GIA

Jor­ge Val­di­via co­man­dó al Co­lo en Ran­ca­gua, don­de se lu­ció abro­chan­do el triunfo con un go­la­zo que se echa­ba de me­nos en las can­chas chi­le­nas.

La Cuarta - - DEP - @la­cuar­ta_­jor­ge J. SÁN­CHEZ LEI­VA www . l a c u a r t a . c o m

Un in­cre­men­to nun­ca an­tes vis­to tu­vo el uso de ca­mi­sas de fuer­za en el te­rri­to­rio na­cio­nal, cer­ca del me­dio­día de ayer.

Es que los co­lo­co­li­nos no po­dían creer que Pa­blo Gue­de sal­ta­ra a la can­cha de El Te­nien­te sin de­lan­te­ros en su on­ce ini­cial. Ahí mis­mo, to­dos per­die­ron la ca­be­za.

Lo que nin­gún si­quia­tra es­pe­ra­ba era que el más lo­co de to­dos, desata­ra la es­qui­zo­fre­nia al­ba. Jor­ge Val­di­via ha­bía que­da­do suel­to e hi­zo de las su­yas en Ran­ca­gua.

Y aun­que a los cua­tro mi­nu­tos, Pe­dro Mu­ñoz le hi­zo un ca­ri­ñi­to “ri­ta­lí­ni­co”, que ca­si lo sa­có del par­ti­do, el “Ma­go” se las arre­gló pa­ra re­com­po­ner su va­ri­ta.

Fue en­ton­ces cuan­do lle­gó el gol de Jai­me Val­dés (de pe­nal, a los 22’), el em­pa­te de Pa­blo Ca­lan­dria (24’) y el des­ni­vel de Fer­nan­do Me­za (38’).

El “10” ya es­ta­ba lis­to y el se­gun­do tiem­po se­ría el es­ce­na­rio ideal pa­ra de­mos­trar que sus tru­cos aún no tie­nen fe­cha de ven­ci­mien­to.

A los 70’, to­mó una pe­lo­ta cer­ca del área ri­val, la lle­vó con pres­tan­cia y con un mo­vi­mien­to de otro pla­ne­ta hi­zo que to­do el es­ta­dio pa­sa­ra de lar­go... Lue­go pu­so la pe­lo­ta en los pies de Fe­li­pe Cam­pos y le mar­có el cen­tro. Así, con su pie mo­mio anotó la ter­ce­ra pepa del Po­pu­lar y ce­le­bró con el Ma­pu­che en el pe­cho, como no lo ha­cía des­de ju­nio de 2006. Pe­ro más im­por­tan­te aún, rom­pió to­das la ca­mi­sas de fuer­zas que dos ho­ras an­tes apa­re­cie­ron de Ari­ca a Ma­ga­lla­nes.

“Sen­tí una fe­li­ci­dad tre­men­da. Pe­ro hay que te­ner tran­qui­li­dad, por­que aún fal­ta mu­cho pa­ra lo­grar lo que que­re­mos”, pu­so la pau­sa la fi­gu­ra del en­cuen­tro. Era en­ten­di­ble su me­su­ra, por­que el Ca­po de Provincia ya ha­bía que­da­do en el ol­vi­do. “Fe­liz de ha­ber po­di­do ayu­dar en el ter­cer gol, que a la lar­ga fue un gol­pe du­ro pa­ra O’Hig­gins y una tran­qui­li­dad pa­ra no­so­tros”, con­clu­yó el crack. Ya no era ne­ce­sa­rio un elec­tros­hock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.