8

La Cuarta - - PAÍS -

de ma­yo del año pa­sa­do fue el día en que le cer­ce­na­ron la mano a la jo­ven.

el pa­sa­do 8 de ma­yo del 2016, en un pa­sa­je de la co­mu­na de Mai­pú.

Los he­chos co­men­za­ron con una dis­cu­sión en­tre ve­ci­nos, por ren­ci­llas que dos fa­mi­lias man­te­nían des­de ha­ce al­gún tiem­po. El tono de la dis­cu­sión subió has­ta el des­con­trol y ter­mi­nó cuan­do Ja­vier Con­cha (18) cor­tó una mano a Jac­que­li­ne Obre­que.

To­do el ba­rrio es­ta­ba en la ca­lle “y él ca­mino di­rec­ta­men­te a mí pa­ra ata­car­me”, se­ña­ló la jo­ven. Ja­vier, por su par­te, ale­gó que fue en de­fen­sa pro­pia.

La ex­tre­mi­dad fue tras­la­da­da en un co­oler a un cen­tro asis­ten­cial jun­to con la es­tu­dian­te pa­ra un re­im­plan­te que des­gra­cia­da­men­te no tu­vo éxi­to.

“Lo úni­co que quie­ro es que es­to pa­se pron­to y re­to­mar mi vi­da. Es­to ha si­do du­ro pa­ra to­da mi fa­mi­lia”, se­ña­ló a La Cuar­ta la es­tu­dian­te de obs­te­tri­cia que tu­vo que sus­pen­der es­tu­dios.

Agre­gó que su po­lo­lo se ha man­te­ni­do fir­me a su la­do. “Sin él ha­bría si­do im­po­si­ble, me acom­pa­ña a to­das par­tes y me le­van­ta el áni­mo cuan- do me de­cai­go”, di­jo.

Es­te año ha si­do ul­tra di­fí­cil pa­ra la jo­ven, ex­pli­có su ma­dre. “Los tra­ta­mien­tos, ejer­ci­cios y to­do lo que ha im­pli­ca­do su re­cu­pe­ra­ción ni si­quie­ra le han per­mi­ti­do re­to­mar los es­tu­dios”.

Jac­que­li­ne se­ña­ló que “al fi­nal fui­mos no­so­tros los que de­bi­mos aban­do­nar el ba­rrio. Él (Ja­vier) y su fa­mi­lia son muy vio­len­tos y tu­vo que ocu­rrir una des­gra­cia pa­ra que la jus­ti­cia ha­ga al­go. Aho­ra quie­ro que él pa­gue por lo que hi­zo” , di­jo.

Agre­gó tam­bién que su agre­sor po­drá se­guir es­tu­dian­do, “mien­tras que yo no re­cu­pe­ra­ré mi mano”.

ARRIENDO

La se­ño­ra Jac­que­li­ne di­jo tam­bién que su ca­sa na­die la que­ría arren­dar, aun­que “fi­nal­men­te lo hi­zo la mu­ni­ci­pa­li­dad y allí ha­cen ac­ti­vi­da­des pa­ra mujeres. Des­gra­cia­da­men­te, y aún cuan­do no es­ta­mos, la fa­mi­lia de Ja­vier se si­gue en­sa­ñan­do y le han cau­sa­do va­rios da­ños a la fa­cha­da. Me lo cuen­tan los ve­ci­nos, por­que no­so­tros no he­mos vuel­to al que fue nues­tro ho­gar y ellos (la fa­mi­lia de Ja­vier) no pue­den sa­ber dón­de vi­vi­mos aho­ra”, pre­ci­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.